Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Anatomía de un trumpazo

Por: Néstor David Pastor (@n_davidpastor)

Este texto fue publicado originalmente en inglés en Latino Rebels. Traducción por: Vanesa Baerga (@vbaerga)

Todo comenzó con la candidatura a la presidencia de un candidato republicano que nunca será elegido. Me refiero, en este caso, a Donald Trump aunque puede ser que usted haya asumido lo contrario. Cada vez hay más opciones para elegir en estos días. Sin embargo, este candidato en particular se ha destacado por sobre los demás por sus comentarios durante el anuncio de su campaña. Fue el principio del fin.

Donald Trump ha sido noticia en las últimas semanas por los comentarios despectivos que hizo contra los mexicanos y sus homólogos estadounidenses de origen mexicano. Comenzó como una farsa que nuevamente desencadenó en una ola de indignación. Los mexicanos, un término que se ha utilizado como una metonimia de los inmigrantes latinoamericanos en este país, fueron el blanco de las acusaciones de Trump. Es el tipo de declaración que niega lo que ocurre en la región. Su discurso se centra en la frontera, cuando en realidad, muchos de los migrantes están huyendo de la violencia sistemática en América Central y más allá. La visibilidad es importante. No son sólo mexicanos. Este grupo incluye hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, y desde el año pasado, niños.

Sin embargo, su comentario más ofensivo fue referirse a los inmigrantes mexicanos como violadores y criminales. Este comentario es un mito y posibilita cualquier otro estereotipo, ampliado de acuerdo a las circunstancias alegadas, pero igualmente impreciso. Trump muy posiblemente no pensó en nada estos comentarios. La indignación inicial fue bastante inofensiva. Los medios de comunicación que se enfocan en temas de latinos reportaron la historia, Latino Rebels una vez más a la cabeza. Todavía no era un problema a nivel nacional en Estados Unidos porque, en términos generales, la gente famosa, incluidos los políticos, puede decir cosas horribles sobre las minorías en este país sin sufrir consecuencias. Sólo ocurre a veces que este tipo de odio se enfrenta a una escala mayor, por ejemplo, cuando Donald Sterling perdió su franquicia de la NBA.

Una vez más, no creo que Trump haya pensado que era su turno. Hemos visto a los latinos en este país mostrando su indignación a través de las redes sociales e Internet, ¿qué es lo peor que podría pasar? La lógica es que como él es un pseudo-candidato no se le tiene que tomar en serio. A través de los años, nunca ha sido una figura que se le tome en serio. Su caricatura es una forma deliberada de asegurar que cualquier crítica no perdure. Después de todo, él puede refugiarse en su trayectoria como un hombre de negocios exitoso que no puede ser tan imbécil con todo ese dinero, ¿o sí? Es una mezcla extraña de representaciones que dictan nuestra opinión sobre él. Y siempre lo hemos sabido. Así que tal vez su candidatura a la presidencia de Estados Unidos es una decisión de negocios. De cualquier manera, el tiro le ha salido por la culata.

Luego de los comentarios de Trump, un artista en México que se llama Javier Ramírez diseñó una piñata con la imagen de Trump y de momento, nuevamente encaminados, ridiculizando a un hombre que además de entender su lugar en la cultura pop, también disfruta poder manipularla para beneficio propio. De todos modos, por un módico precio ahora podemos golpear su cabeza, aunque no salgan dulces ni nada. Niños, ¡lo siento!

Algunas experiencias previas nos demuestran que esta historia eventualmente perderá impulso. Los comentarios insensibles de Trump se desvanecerán de la memoria colectiva hasta los debates de las primarias republicanas o alguna entrevista con Jorge Ramos. Pero este no fue el caso. Algo pasó que cambió por completo la narrativa y su trayectoria asumida: Univision decidió abandonar el concurso de belleza Miss Estados Unidos y cortar los lazos de forma permanente. De pronto, esto se convirtió en una causa: un hashtag llamado #dumptrump. Tal vez no era inmediatamente obvio lo que estaba sucediendo pero Univision había puesto en marcha una cadena de acontecimientos. Como respuesta Trump le prohibió a empleados de Univision que usaran su campo de golf de Miami. Él amenazó con demandar y, eventualmente, presentó una demanda. Estas han sido las respuestas mezquinas típicas que ya se esperan de él. Incluso hizo público el número de teléfono personal del periodista Jorge Ramos. Es como si hubiera decidido quedarse en su personaje, manteniéndose en el guión, si así lo quieren llamar, pero eso no es lo que está pasando aquí.

México decidió boicotear el concurso de Miss Universo. Varios artistas incluyendo J. Balvin y Natalia La Rosa han cancelado sus actuaciones que estaban programadas. Roselyn Sánchez y Cristián de la Fuente ya no serán los anfitriones del concurso Miss Estados Unidos. Los co-anfitriones Cheryl Burke y Thomas Roberts también han cancelado su participación. La Fundación Ricky Martin anunció que se retiraba de un próximo torneo de golf para recaudar fondos en Puerto Rico. La lista de patrocinadores que han retirado su apoyo sigue aumentando y la idea de Trump para controlar los daños a su imagen es seguir modificando sus palabras en ruedas de prensa inoportunas y emitiendo declaraciones sin sentido en su defensa. Recuerden, Univision sí se disculpó.

Lo más bonito de esta historia es la forma en que los comentarios iniciales de Trump pueden ser reconocidos como un presagio del tipo de pensamiento que ya no es intelectualmente, ni económicamente factible en este país. Estamos eliminando gradualmente eso comenzando con él. Es por esto que la NBC canceló a Trump (una petición difícil de ignorar que se hizo viral). No importan los dimes y diretes, ni quién hizo qué. Aún cuando es una decisión de negocios, constituye un avance. Los concursos Miss Estados Unidos y Miss Universo ya han tenido una fuerte caída de audiencia en los últimos años y sin su público principal, los latinos, ambos concursos serían irrelevantes. Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, y ciudadano mexicano, anunció que no volverá a hacer negocios con Donald Trump. Sus intereses entraron en conflicto tan pronto los concursos de belleza Miss Estados Unidos y Miss Universo se hicieron obsoletos. Y ahora, hay una petición que pide a la ciudad de Nueva York que cancele su contrato con Donald Trump y un campo de golf en el Bronx, el cual los contribuyentes pagan por su mantenimiento. Es una parte de la ciudad con una de las poblaciones más grandes de mexicanos en la costa este del país.

La petición reconoce que sus demandas son sólo un “sueño imposible”. Pero hace apenas unos días muchos de nosotros no podíamos imaginar la magnitud del daño que Trump le haría a la comunidad latina en tan poco tiempo. Sin mencionar que ni siquiera era tan difícil ser honesto. Trump ha perdido su plataforma de medios de comunicación, algunos de sus intereses comerciales, y muy probablemente perderá posibles acuerdos comerciales en un futuro. Esta polémica también constituye el fin informal de su campaña presidencial. No se puede aspirar a la presidencia de Estados Unidos sin el voto latino. Además para los medios de comunicación ya estará excluido. ¿Qué más podemos posiblemente quitarle a este hombre? No sé, vamos a averiguar.

¿Por qué debería esto ser considerado un momento tan decisivo para la población latina en este país? ¿Por qué los medios de comunicación como el Washington Post nos felicitan como comunidad? El poder del voto y de la economía de los latinos han sido conceptos abstractos durante años. Son conceptos que han alcanzado su punto máximo durante los ciclos electorales y se interpretan con estadísticas. Es algo que ha sido reconocido, pero cuyo poder nunca se ha ejercido con tanta precisión como ahora. Ahora debemos algo de este poder al movimiento #blacklivesmatter. Con un enfoque claro y una estética bien definida, se ha demostrado que todos los casos de violencia y asesinato contra vidas afroamericanas en este país estarán sujetos a la misma forma de protesta y escrutinio. Los latinos pueden hacer lo mismo. Ya no vamos a tolerar este tipo de violencia. No importa el lado del espectro político que esté generando este tipo de violencia.

Trump es una figura que inspira a la polarización. Con supuestas aspiraciones políticas y una impronta en la economía de este país mediante la cultura pop y la industria de los bienes raíces, sus activos son vulnerables. Sólo tenía que poner las cosas en movimiento. Pero no todo aquel que tenga una opinión negativa de la comunidad latina será un blanco tan fácil. Pueden hablar en lenguaje codificado o a diferencia de Trump, tener algo de dignidad. Este es un buen momento para escuchar esas voces. Si usted tiene algo que decir acerca de la comunidad latina, lo vamos a escuchar. Lo vamos a leer entre líneas y vamos a responder adecuadamente. ¿Okey?

 

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

Bateyes, la frontera del conflicto

Hace ya casi un año publicamos el episodio La sentencia, producido por nuestro productor Luis Trelles. Este episodio cuenta la historia de …

Ver Post

Próximo post »

Escape ferpecto*

Escapar… ¿de qué? ¿de dónde? ¿de quién? Uno pudiera querer escapar de muchos lugares o situaciones. Escapes físicos, emocionales, mentales. Uno también quisiera escapar …

Ver Post