Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Cuarenta y dos años de la fuga de Cabildo

Hace 42 años, en la madrugada del 30 de julio de 1971, 38 presas políticas escaparon de la Cárcel de Mujeres de la calle Cabildo en Montevideo, Uruguay. Las fugitivas pertenecían al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T), un grupo organizado alrededor de ideas de extrema izquierda. Tras un sofisticado plan de escape al que llamaron “Operación Estrella”, las mujeres lograron salir por un túnel  y luego a través de las cloacas de la ciudad.

El periodista Leonel Martínez narra “La fuga de Cabildo”, la historia de su madre, Gricelda Borges Saraiva.

Gricelda recuerda los momentos previos al escape. Mientras sus compañeros excavaban el túnel que las sacaría de allí, ella y otras mujeres cantaban y reían más fuerte de lo normal para disimular los ruidos. Pero no era una época alegre para Uruguay. El gobierno de Jorge Pacheco era autoritario; perseguía a los partidos de izquierda y a cualquier oposición política, manipulaba a su gusto los medios de comunicación y reprimía con mano dura las agitaciones sociales. Como consecuencia, crecieron rápidamente las cifras de prisioneros con tendencias de izquierda, especialmente en las cárceles de Cabildo y de Punta Carretas.

Este no fue el primer intento de fuga en la Cárcel de Mujeres de Cabildo. Un año atrás, trece presas políticas habían escapado después de misa, por la puerta de la iglesia. Pero esta vez eran 38 las mujeres dispuestas a arriesgarse, a obtener su libertad a un precio muy alto: la clandestinidad. Afuera, los dirigentes del MLN pensaban en los detalles de la fuga y en formas para comunicarse con sus compañeras.

Fue a través de un inteligente sistema de números enrollados dentro de pastillas y papel de cigarrillo que establecieron un lenguaje descifrado únicamente con un libro de Don Quijote. También estudiaron de cerca la red cloacal del barrio inspirados en “Mila 18”, una novela sobre la resistencia judía en Varsovia.

Las fugitivas se alistaron silenciosas, en un ambiente tenso. Todas tenían la orden de vestir pantalones, un gorro o un pañuelo, una falda amarrada en la cintura y zapatos con cordones para moverse rápido y evitar los retrasos. En un par de horas, las 38 mujeres habían salido de Cabildo hacia una casa vecina donde se cambiaron de ropa y se dividieron en pequeños grupos.

Gricelda Borges, literalmente corrió con suerte y no regresó a la cárcel como la mayoría de sus compañeras de la “Operación Estrella”. Sin embargo, asustada por la persecución militar del gobierno  tuvo que cambiar su identidad más de una vez y abandonar su país durante casi diez años.

Pocos meses después de la fuga de Cabildo, el 6 de septiembre del 71, 111 presos políticos de la cárcel de Punta Carretas también planearon un escape al que llamaron “Operación Abuso”. Entre ellos se encontraban algunos de los más altos dirigentes del MLN. Una vez más, utilizaron un complejo sistema de túneles que condujo a muchos a una libertad intermitente. Uno de los fugitivos de Punta Carretas es el actual presidente de Uruguay, Jose “Pepe” Mujica.

 

Para más información sobre las fugas de Cabildo y Punta Carretas visiten estas páginas:

La fuga de Punta Carretas, una epopeya, Página/12
La carcel del pueblo, YouTube
1971-2011: La fuga de la cárcel de Punto Carretea, 40 años de historia, Colectivo Ex Presos Pol.Y Sobrevivientes
La fuga de La Estrella, Portal 180
Sobre medios y dictaduras, La Jornada
Tupamaros: La fuga de Punta Carretas

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

Detrás del micrófono de Nadja Drost

Nadja Drost ha ganado el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en Colombia por su historia N.N. (Ningún nombre) que fue producida por Radio Ambulante. Nadja ha …

Ver Post

Próximo post »

Felices fiestas

Queridos Amigos de Radio Ambulante, …

Ver Post