Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

El Otro, El mismo: entretelones de una historia sorprendente por Camila Segura

La historia de El otro, el mismo fue la primera historia que produje para Radio Ambulante. Llevaba trabajando con Carolina Guerrero casi menos de un año y tenía muchas ganas de producir mi primera historia. Eduardo colombiano estudió en mi mismo colegio y éramos amigos en Facebook. Durante la época de la Feria del Libro de Bogotá empecé a ver sus posts sobre el lanzamiento de su libro “Poemas a una ciudad, un insecto y una mujer” en conjunto con otro Eduardo Bechara, argentino, que lanzaba su libro de cuentos “Criaturas del mandala”.  

La historia me llamó la atención desde que leí que eran homónimos pero lo que más me sorprendió fue ver la foto de los dos y ver que que se parecían tanto. Sentí que había algo más allá de una mera coincidencia de nombres pero fue Carolina Guerrero, directora ejecutiva de Radio Ambulante, quien me empujó a investigar más y a que produjera mi primera historia. Esto fue alrededor de abril del 2012.

Como ambos Eduardos estaban en Bogotá lanzando sus libros, aproveché para entrevistarlos en estudio. Dió la casualidad, además, de que Astrid, la hermana de Eduardo argentino que los conectó, también estaba en Colombia de vacaciones. A ella fue a la primera que entrevisté en el estudio de Sónica y ella fue clave para enterarme de detalles de la historia que no habían salido en otros medios, como la muerte de su padre que tanto afectó a Eduardo argentino y después la muerte del padre de Eduardo colombiano, que también los marcó a ambos.

La entrevista con Astrid duró 45 minutos y estuvo muy bien. Nada de imprevistos. Unos días después cité a los dos Eduardos en el estudio y empecé a entrevistar primero a Eduardo argentino. Esa entrevista duró 1 hora y 15 minutos y cuando entró Eduardo colombiano, ya cansado de tanto esperar, solo pudimos conversar durante casi 40 minutos pues me contó que tenía una misa por el aniversario de la muerte de su padre. Así que al día siguiente nos volvimos a reunir los tres y terminé la entrevista con Eduardo colombiano, la cual duró una hora más. Una vez terminé esta entrevista nos juntamos los tres en el estudio y hablamos durante otra hora.

En total, entonces, tenía alrededor de cuatro horas de audio. Todo eso lo transcribí y empecé a armar el guión con la ayuda de Martina Castro, que fue vital en el proceso de enseñarme a escribir mi primer guión para radio.

Y claro, convertir cuatro horas de audio en una historia de casi 16 minutos fue un proceso arduo. Me tocó dejar por fuera muchas reflexiones y anécdotas que me hubiera gustado incluir pero que por la agilidad necesaria de una pieza de audio no pudimos incluir. Tengo varios ejemplos de esto. Uno de ellos es el significado del apellido Bechara que originalmente es libanés y significa, como me dijo Eduardo argentino:

Audio: Significado Bechara

Cuando entrevisté a Eduardo colombiano, también me contó de varias otras coincidencias que por cuestión de espacio (y agilidad narrativa también), no las incluí en la crónica. Por ejemplo, esta:

Audio: Coincidencia con Alejandro

Y esta otra que ocurrió tiempo después de haberse conocido con Eduardo argentino, cuando en el 2011 Eduardo colombiano estaba de vacaciones en El Salvador con sus papás y un día se fue solo a escalar el volcán Izalco pero iba subiendo en un carro alquilado y vio a un hombre de pelo rubio que tenía una mochila grande y gafas de sol pidiendo que lo llevaran… paró e hizo que se subiera al carro. Y me cuenta:

Audio: Coincidencia en el Salvador

También decidí quitar un pedazo que en su momento me dolió mucho no incluir. Nos pareció que se alargaba mucho el fragmento y que se alejaba un poco de la historia de los dos Eduardos. Estaba relacionado con la forma en que terminó el matrimonio de Eduardo argentino cuando estaba con su esposa Angela viviendo en el Cairo mientras hacía su maestría. Me imagino que recordarán la historia de la muchacha francesa llamada Valerie que conoció a Eduardo argentino en un taxi en el Cairo -donde los taxis se comparten- y con la que hubo química instantánea e intercambio de emails. Bueno pues, Valerie -con la que Eduardo nunca se volvió a ver después de ese taxi- un día le escribió a Eduardo contándole que estaba enferma. Así me lo contó él:

Audio: El divorcio

Y también no incluí una anécdota que me gustó mucho de Eduardo colombiano pues esa sí que se desviaba de la historia de ellos y de su amistad. Se trata de su segundo apellido, Navratilova.

Audio: Navratilova

Estos fueron simplemente algunos de los tantos fragmentos de audio que decidí excluir por diferentes motivos pero me parecen interesantes incluirlos en un post para aportar mas detalles a esta historia con tantas coincidencias que casi se acercan al absurdo.

Algunas fotos de los Bechara

 Para conocer algo mas o seguir a los Eduardos  puedes revisar:

Eduardo Bechara (Colombiano)

http://www.enbuscadepoetas.com/

Eduardo Bechara (Argentino)

http://eduardobechara.wordpress.com/

 Camila Segura

Editora Principal de Radio Ambulante

 

 

 

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

¡Grábate leyendo un tweet presidencial para nuestra próxima historia!

¿Te gustaría escuchar tu voz en nuestra próxima historia? Si la respuesta es “sí”, por favor sigue estas instrucciones: 1. Encuentra un …

Ver Post

Próximo post »

No somos pero somos

En el último episodio contamos la casi inverosímil historia de dos personas, un colombiano y el otro argentino, con el mismo nombre, similares inquietudes …

Ver Post