Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

“Un mapa para llegar a donde el diablo perdió el poncho” – Entrevista con Oliver Perrottet

El primer episodio de nuestra nueva temporada, “Ciudad infinita”, cuenta la historia de Oliver Perrottet, un suizo que llegó a Lima en los setentas y quedó fascinado por el caos urbano que encontró. A los pocos días de haber llegado ya sabía cuál era su misión, diseñar una manera para que los limeños navegaran y conocieran mejor su ciudad. El resultado fue Lima 2000, un mapa que, más allá de permitir la ubicación de lugares físicos, se convirtió en un instrumento que muchos usaron para definir su identidad como limeños.

Para complementar el episodio, quisimos conversar con Perrottet y preguntarle por sus mapas favoritos, el futuro de los mapas impresos, el origen de su vocación cartográfica y las transformaciones de su empresa, Lima 2000, ahora que los mapas se redujeron a una pantalla. Al final está el reproductor, para que escuchen el episodio si aún no lo han hecho.

Perrottet en 1978.

Perrottet en 1978.

Oliver, ¿cuál es su mapa favorito?
Oliver Perrottet: El mapa de Los Angeles a la escala de 1:50,000 (que contenía todas las calles con sus respectivos nombres) publicado por Texaco en 1970. Este mapa, del tipo que regalaban en las gasolineras, me dio la seguridad de que sí era posible hacer un mapa de Lima de las mismas características, que incluía todos los asentamientos de los alrededores. A la vez, me sirvió de modelo en cuanto al diseño cartográfico.

¿Tiene una copia del primer mapa que le mostró su madre, el de Marco Polo? ¿Ha visto imágenes de él en internet?
O.P: Mi madre no me lo mostró, sino lo colgó en la pared encima de mi camita. Después se perdió y no lo he vuelto a ver nunca más, pero aún recuerdo los colores, el azul del mar y el ocre amarillento de los continentes, así como las pequeñas imágenes que mostraban al emperador chino, los camellos de las caravanas y los barcos.

¿Todavía usa mapas impresos para explorar lugares, o ya los usa en su teléfono?
O.P: Para explorar uso solamente mapas impresos, o digitales cuando dispongo de una computadora (en este caso también Google Earth y Street View que son herramientas valiosas). La pantallita del teléfono no es muy práctica, pero la uso para ubicar lugares y servicios durante un viaje.

¿Ha perdido vigencia el mapa impreso? ¿Cuál es su futuro?
O.P: El mapa impreso seguirá vigente en determinadas funciones, que van más allá de una visualización rápida. Para planificar un viaje, por ejemplo, no existe mejor manera que hacerlo en un mapa extendido sobre la mesa. Igualmente, hay mapas murales que se utilizan en la enseñanza, en instituciones públicas o empresas comerciales, para visualizar un conjunto de áreas, ubicación de proyectos, zonas de ventas, etc.

Fachada de Lima 2000

Fachada de Lima 2000, la empresa de nombre futurístico que fundó Perrottet para dedicarse a hacer mapas.

¿Cuáles cree que son las habilidades básicas que debe tener alguien que se dedica a la cartografía?
O.P: En el fondo, el cartógrafo es un diseñador. Cómo tal, tiene que observar dos criterios básicos: primero, debe representar la información en forma clara y estética, y segundo, debe ponerse en el lugar del usuario, para determinar el grado de detalle requerido, y resaltar cada elemento del mapa según su importancia. Debe resistir la tentación de incluir todos los datos disponibles, descartando información innecesaria o no confirmada.

¿Puede mencionarnos uno o dos mapas que lo sorprendan por aquello que mapean o por su forma de hacerlo? Mejor dicho, los mapas más raros…
O.P: Admiro los mapamundi antiguos que se elaboraron cuando aún no se contaba con mediciones exactas, y el trabajo del cartógrafo comprendía la interpretación de relatos y de croquis hechos por navegantes, lo cual requería imaginación y visión creativa.

¿Qué mapa (de una ciudad o una cosa) le gustaría hacer?
O.P: Siempre me gustaría hacer mapas de lugares, ciudades o regiones, de las cuales no existe información cartográfica, pero sí una urgente necesidad de contar con ella – tal como en la Lima del año 1970.

¿En algún momento pensó en desistir de hacer el mapa de Lima? ¿Cuál fue el momento más frustrante?
O.P: No, nunca consideré esa posibilidad. Tal vez hubo algunas frustraciones pero, como dijo el padre de un amigo mío: Si no estás seguro de poder terminar una cosa, mejor no comienzas. Siempre tenía esa seguridad.

Recorte de prensa de Sonntagsblick (1988)

Recorte de prensa de Sonntagsblick (1988)

¿Recuerda alguna anécdota especial de la manera en que alguno de sus mapas ha cambiado la vida de alguien? Alguna historia por la que usted haya dicho, “solo por esto valió la pena hacer este trabajo”.
O.P: Siempre me ha resultado lo más gratificante cuando se presentaban en nuestro local usuarios satisfechos de nuestros productos. Algunos de ellos traían una Guía de Calles antigua, totalmente deshecha por el uso, y querían adquirir un ejemplar de la nueva edición. No así una señora distinguida quien, al ser informada que la Guía estaba agotada y la edición actualizada recién salía dentro de algunas semanas, no quiso esperar. ‘No importa!’ dijo. ‘Denme una antigua, que la debe de tener por ahí. La necesito para hacer un regalo. Y esta Guía es tan buena, con ella llego hasta donde el diablo perdió el poncho!’

¿Qué ha pasado con Lima 2000 entre 1993 y ahora? A grandes rasgos, ¿cómo se ha transformado la empresa?
O.P: A principios de los ’90 se implementó la tecnología SIG (Sistemas de Información Geográfica), lo cual dió inicio a la producción de mapas a partir de bases de datos digitales. Ampliamos nuestro radio de acción, elaborando planos urbanos de Arequipa, Cusco y otras ciudades del Perú. También producimos un Mapa Vial del Perú, así como mapas turísticos de diferentes regiones del país. A comienzos del nuevo milenio (que le había dado el nombre a la empresa) había hasta diez personas trabajando. Luego, con el auge de los celulares y sus aplicaciones cartográficas, las actividades disminuyeron paulatinamente. Hoy me puedo retirar satisfecho, porque la meta inicial, la de dotar a Lima con planos completos y actualizados, ha sido plenamente alcanzada.

Entrevista realizada por Jorge Caraballo Cordovez, editor de audiencias de Radio Ambulante.

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

Extra: Basta carajo

Con el relanzamiento del episodio “La concursante“, en NPR, queríamos compartir con nuestros oyentes la canción “Basta Carajo”, que se escucha …

Ver Post

Próximo post »

¡Ayúdanos a mapear la #CalleLatinoamérica!

Nuestro episodio de esta semana, “Ciudad infinita”, es la historia de una persona que recorrió todas las calles de Lima para mapear la ciudad.

Ver Post