Show us some love

Help others find out about Radio Ambulante. Leave us a review on iTunes

Leave a review

Share on social media: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Transcript: Roundtable: World Cup 2014

Roundtable: World Cup 2014
Silvia Viñas
34 minutes

 

Hernando Álvarez:  Pues yo creo que lo de candidatos se lo creen ellos, se lo cree toda la prensa, y nos lo creemos todos, porque de Brasil siempre hablamos así, ¿no?…

Juan Pablo: ….hay un sentimiento en el hincha chileno de estar enamorado de que haya un mundial en Brasil, y de que todos podamos ir a Brasil…

Juan Villoro: …entonces esta sociedad dinámica, que se ha movido, que se ha concientizado, de pronto entiende que el fútbol que tanto les gusta es un derroche que solamente  beneficia a unos cuantos. Entonces será muy interesante ver lo que pasa adentro, lo que pasa afuera de la cancha.

Daniel Alarcón: Bienvenidos a Radio Ambulante, soy Daniel Alarcón. Faltan solo 16 días para que empiece el mundial de Brasil, una fecha que aquí en Radio Ambulante tenemos muy en cuenta. Va ser nuestro primer mundial. Entonces, para celebrarlo, hemos convocado a tres cracks de la crónica, del periodismo, y del futbol latinoamericano.

Desde México…

Juan Villoro: Soy Juan Villoro, escritor mexicano. Soy un sufrido hincha del Necaxa, y de manera compensatoria, del Barça en España.

Daniel Alarcón: Desde Chile…

Juan Pablo Meneses: Soy Juan Pablo Meneses, periodista chileno, y soy hincha de la U, aunque gane.

Daniel Alarcón: Y desde Inglaterra…

Hernando Álvarez: Soy Hernando Álvarez, periodista colombiano, director de BBC Mundo, hincha absoluto del orgulloso y siempre altivo Independiente Santa Fe en Bogotá, y después heredé desde que vivo en Londres el gran Arsenal.

Daniel Alarcón: Conversé con estos tres amigos sobre sus deseos y predicciones para este mundial. Comenzamos hablando un poco sobre cómo llegaron sus selecciones a Brasil. Primero, Juan Villoro.

Juan Villoro: Bueno Daniel, ha sido un camino muy tortuoso, ha sido realmente una ruta de dolor y de sufrimiento. Hace apenas un año y medio parecía que la selección nos autorizaba a soñar en cosas mayores, porque México ha tenido buenos logros en las categorías juveniles; hemos sido dos veces campeones mundiales sub-17, ganando además con mucha autoridad, y disputando finales espectaculares, y luego conquistamos la medalla de oro en los juegos olímpicos de Londres en una final soñada contra Brasil. Además, la selección, que era dirigida por el Chepo de la Torre, en su fase inicial había tenido un trabajo muy aceptable, entonces todo nos hacía pensar que por primera vez aspiraríamos a algo más grande. La ilusión es una especialidad mexicana. Con muy poquitos elementos tratamos de ponernos cerca de la gloria, y entonces ya estábamos echando las campanas al vuelo. Pero luego vino la fase terrible de la eliminatoria. Había tres boletos directos en centroamérica y norteamérica, en la CONCACAF, para ir al mundial, y derrochamos todo tipo de oportunidades. El equipo jugó por abajo de su nivel, y tuvimos que disputar un último partido de repechaje contra Nueva Zelanda que nos permitió ir. La verdad es que la selección había jugando suficientemente mal para no calificar, de modo que esto desinfló las esperanzas objetivas. Pero como los mexicanos somos muy fantasiosos, con el solo hecho de haberle ganado a un equipo casi amateur, que era el de Nueva Zelanda, pues nuevamente surgió la ilusión. Tenemos un nuevo entrenador, el Piojo Herrera, que es muy carismático. Y de nueva cuenta el gran negocio del fútbol en México se activó y la gente espera pasar a la siguiente ronda, cosa que se ve difícil por el grupo que tenemos; y además con la perspectiva nada halagüeña de enfrentarnos ahí con España o con Holanda.

Daniel Alarcón: En Balón Dividido tú decías que muchos mexicanos hubieran preferido no ganarle a Nueva Zelanda, y por lo tanto no ir al mundial.

Juan Villoro: Yo creo que todo aficionado quiere que su selección vaya al mundial, y yo me incluyo entre los aficionados, que una vez que dices las cosas más críticas de tu equipo pues luego quieres que gane, ¿no?, eso es evidente. Lo que pasa es que hay un gran problema en México, y es que el negocio de la selección, que es uno de los más potentes del mundo -la selección mexicana es la cuarta que más dinero da en el mundo- este negocio no se asocia en lo más mínimo con la calidad deportiva. Jugando mal y teniendo un rendimiento mediocre, de cualquier forma se hace negocio, porque el requisito para lograr esto es exclusivamente ir al mundial. Se había jugado tan mal en la fase eliminatoria que por primera vez se daba la oportunidad de que si México no pasaba, entonces los grandes jerarcas del fútbol tendrían que asociar el negocio con un mínimo de calidad y hubieran hecho algo para mejorar el juego. Esto fue dramático. Entonces muchos pensábamos objetivamente que era una oportunidad, un revulsivo, para hacer un examen crítico; lo cual no quiere decir que no queramos que vaya México -era una oportunidad simple y sencillamente de que la selección jugara mejor si se hacían ciertos cambios estructurales en nuestro fútbol.

Daniel Alarcón: Ahora quiero pasar a Juan Pablo, porque parte de lo que decía Juan, asumía que si México pasara su grupo le tocaría jugar con Holanda o España, entonces descartando la posibilidad de que pase Chile. Me imagino que en Chile no se ve así.

Juan Pablo Meneses:Bueno, primero es que el…la posibilidad que…si Chile pasa tiene una maldición que se va a cumplir de los dos últimos mundiales que fue, que es el 98 y el 2010, que si Chile pasa le tocaría jugar el siguiente partido con Brasil, ¿no? Siempre cuando se hizo el sorteo para el mundial, más que ver con quién nos iba a tocar el en grupo era preocuparnos que si pasábamos el grupo no nos tocara con Brasil -y finalmente nos tocó con Brasil. Entonces la única manera en que nosotros, que Chile se salte a Brasil hoy, y esas son las cuentas que sacan en los programas de televisión y los periodistas deportivos, es que tenemos dos caminos para que no nos toque Brasil, que es: salir primero del grupo, donde está España y Holanda, o no clasificar. No tenemos ninguna otra alternativa para que no nos toque Brasil. Con respecto a esta selección, nosotros venimos de un proceso que terminó en el mundial de Sudáfrica, donde el entrenador era Bielsa, ¿no?, pero decir que Bielsa, que Marcelo Bielsa era el entrenador de la selección chilena es quedarse un poco corto, porque es lo más parecido a lo que terminó siendo como un emperador nacional, un tipo que llegó a tener junto con Bachelet en su momento los dos 98% de aprobación de la gente. Lo invitaron una vez al palacio de la Moneda y él no le quiso dar la mano a Piñera, y era como que él nos descubrió un nuevo estilo de fútbol para Chile, ¿no? Y cuando termina, Chile clasifica al mundial de Sudáfrica, nos quedamos eliminados con nuestra bestia negra que es Brasil, y a las pocas fechas Bielsa se va, renuncia, porque no le gustaron los dirigentes nuevos que llegaron al fútbol. Y la dirigencia eligió a Borgi, a Claudio Borgi, un gran jugador de fútbol argentino, seleccionado en…era parte de la selección que salió campeón el 86; un tipo de estos que fumaba en el entre tiempo, que se comía una parrillada antes de salir a la cancha, muy talentoso, puro talento. Y llegó a la selección, a esa que había heredado de Bielsa, con un sistema mucho más relajado. Los jugadores empezaron a volver a salir a fiestas, a transmitir programas de espectáculo desde la concentración, y Chile empezó a tener una clasificatoria muy mala. Estaba prácticamente eliminado y se contrata un entrenador, un técnico que es como para hacer un gran perfil de él, que su único mérito es imitar a Bielsa, ¿no? y es Sampaoli, un jugador que Bielsa nunca le ha hablado, que Bielsa lo reconoce solo como un imitador, es de Rosario, es de Santa Fe; nunca jugó en los equipos de Bielsa, porque hay muchos técnicos que han sido dirigidos por Bielsa, él nunca jugó pero veía los partidos desde un árbol desde afuera, queriendo imitar a Bielsa. Y le dieron la selección y fue imparable, y Chile terminó clasificando con esta cosa del rigor y de correr a todas las pelotas, sin jugar con número 10, y de hacer verdaderos atletas que de repente como una cosa muy loca, y pese a lo que diga Juan, acá hay una efervescencia total de que Chile pasa. Y es casi tan ridículo de que Adimark, la empresa que hace encuestas políticas famosa y que siempre le apuntan, hizo una encuesta y el 60% de los chilenos cree que Brasil es campeón del mundo, y en segundo lugar las preferencias son a que Chile es el campeón del mundo, ¿no? cosa que ha obligado a mucha gente, sobre todo a periodistas deportivos, a bajar un poco las revoluciones, porque se habla de la generación dorada y de que en el fondo tenemos un imitador de Bielsa que es mejor que Bielsa, porque al ser imitador es más consciente de todos los hechos  y no vive con la locura de Marcelo. Así que es posible que pasemos, según lo que cree la gente, pero es posible que nos toque Brasil y hasta ahí lleguemos como pasa en lo últimos mundiales.

Daniel Alarcón: Bueno, pasamos a Londres para hablar de Colombia. Nano, cuéntanos primero cómo le ha ido a Colombia en estas eliminatorias.

Hernando Álvarez: Bueno, la verdad es que Colombia esta vez es un país completamente…o una selección irreconocible a lo que son las elecciones anteriores. Parece más una selección de un país europeo o desarrolla más que de un país tropical, desde que la que cogió José Peckerman. Recordemos que Colombia arrancó bien, arrancó con un triunfo en La Paz, un triunfo dificilísimo, 2-1, con un gol en el último minuto de Falcao. El técnico en ese entonces era Leonel Álvarez. Pero Leonel Álvarez, ese gran mediocampista aguerrido que muchos de ustedes vieron jugar en las famosas selecciones de Colombia en los años 90, le parecía que Falcao no, que Falcao no era el tipo y lo tenía sentado. Igual lo metió en el último minuto, los últimos 10 minutos contra La Paz y les hizo el gol con el que ganó Colombia en La Paz. Todo pintaba bien. Después Colombia fue a Barranquilla, a jugar con Venezuela. Venezuela le hizo un gran partido y le empató, y tres días más tarde el primer tiempo Colombia le va ganando 1-0 a la Argentina, me acuerdo yo en ese momento estaba en Colombia y como suele pasar ya todos los comentaristas decían que Colombia era increíble, que Leonel Álvarez era el mejor técnico del mundo, que Argentina no tenía nada que hacer; Messi se desperezó, se estiró un poquito las dos piernas, bailó a Colombia en el segundo tiempo, 2-1 para Argentina, Leonel Álvarez echado y crisis total en el fútbol colombiano. O sea, lo que pintaba bien se volvió la telenovela de todos los años. Recordemos que la última vez que Colombia había ido a un mundial había sido a Francia 98, también la participación envuelta de novelas, Faustino Esrpilla furioso con el Bolillo Gómez, los técnicos diciendo que por qué tanto paisa, que por qué tan poco bogotano, que por qué tanto samario, en fin, era así. Hasta que llegó y contrataron a José Peckerman, y con José Peckerman llegó la seriedad, y en cierta manera fue una selección irreconocible para lo que habíamos vivido siempre en Colombia: No había filtraciones de la prensa, nadie se podía meter. Lo que dicen que Peckerman hizo es que llegó con 8 asesores, él pidió total control. José Peckerman que ya había sido mundialista con Argentina en el 2006 y que fue campeón con la selección Argentina de los juveniles en un par de ocasiones en los mundiales. Y Peckerman le cambió la cara a Colombia. Dijo, no, Falcao es el tipo, Falcao es nuestro delantero, siempre con Teo Gutiérrez que acaba de salir campeón con River Plate. Y Colombia tuvo una selección fantástica, que el momento en que fue clave y todo el mundo dijo “esto puede ser, podemos volver a clasificar” fue tal vez cuando Juan Pablo pensaba que su Chile no iba a clasificar. Íbamos perdiendo 1-0 contra Chile en Santiago, remontamos, y ganó Colombia 3-1. En ese momento volvió la fe  y Colombia fue imparable hasta que Chile le metió 3 goles en el primer tiempo de la penúltima fecha, pero después Falcao anotó 2 penales y quedó 3-3 y Colombia pues clasificó con una clasificatoria sorprendente, de segundo después de Argentina.

>Daniel Alarcón: Bien. Ahora, Nano tu mencionaste a Falcao, y claro, todos sabemos que sigue lesionado, pero con la ilusión de llegar. Ahora, entonces, ¿me puedes explicar un poco la fascinación con este jugador? O sea, es sin duda  un goleador y sin duda un gran futbolista, pero, la fascinación del pueblo colombiano con Falcao va más allá de eso, ¿verdad?

Hernando Álvarez: No, yo creo que tienes toda la razón. Y lo que pasa con Falcao es que hasta ahora es el muchacho perfecto. Es el muchacho perfecto dentro y fuera de la cancha. Por fuera es un dulce, adentro es un tigre. Es una persona con una gran humildad, una persona como que parece tener los pies en la tierra, contrario a lo que a veces nos hemos acostumbrado con muchas figuras del fútbol…gente antipática que no pone atención, no, él dice lo correcto, hace lo correcto. Yo no sé si Falcao ha roto un vidrio en su vida. Yo sé que en la cancha es un tigre y es otra cosa. Pero por fuera es como que todo es absolutamente perfecto, y es esa imagen de esta selección Colombia lo que tiene fascinado a los colombianos. Es un equipo mucho más profesional, acostumbrado, digamos, al éxito, acostumbrado a los grandes partidos, y Falcao pues es el gran intérprete de eso, el que lo muestra todo, y por eso es que Colombia está enamorada con esta selección porque es, de cierta manera, irreconocible con lo que siempre había pasado antes, ¿no? De hecho ahorita que también mientras grabamos esto estamos a pronto de hacer elecciones presidenciales en Colombia, la gente dice que si para la selección Colombia la solución fue un técnico extranjero, ¿por qué no pensamos en un presidente extranjero?

Daniel Alarcón: No es una mala idea, Nano. Ahora, Juan Pablo, hablábamos de Falcao en Colombia, ¿sucede algo similar con Alexis Sánchez en Chile?

Juan Pablo Meneses:O sea, la verdad es que en Chile no hay una figura que destaque, y el entusiasmo que genera este equipo lo genera por una generación, ¿no? O sea, acá tan famoso como Alexis Sánchez es el Mago Valdivia, que juega en Brasil en el Palmeiras, o Arturo Vidal que está en la Juventus, que lo operar ahora que no se sabe si llega, o Gary Medel que juega en un equipo de la Premier League que se fue a segunda pero que corre todas las pelotas y que triunfó en Boca, lo que para un jugador chileno triunfar en Boca Juniors es más importante que triunfar en el Barcelona. El entusiasmo no es necesariamente un jugador,  ¿no? Hay  muchos que prefieren en la delantera a Vargas, que juega en el Valencia, a Alexis. Pero efectivamente Alexis tiene esta cosa del niño futbolista que yo hablo en el libro que sale de la mitad del desierto y que termina jugando en el Barcelona y toda esta cosa. El fútbol es la telenovela de los hombres, ¿no? Y en eso Alexis, como muchos de estos jugadores, tienen esa historia de telenovela. El que sale de la mitad del desierto y todas las navidades viaja a Chile, y se disfraza de Papá Noel y empieza a regalarle regalos a los niños de Tocopilla, de su ciudad. O Arturo Vidal, este chico que triunfa  en la Juventus, que tiene un Lamborghini, que es el auto más caro de Santiago, y que su hermana estuvo hasta hace poco detenida por intentar robar un cajero automático. Es una generación de niños pobres que ha llegado hasta lo más alto por primera vez. Antes eran siempre casos aislados, ahora son varios. Entonces no es solo el enamoramiento por un jugador, sino que por varios. En esta caso especial, en este mundial, yo me atrevería a decir que más que enamoramiento de la selección, como escuchaba ahí a Hernando que decía que estaban enamorados de la selección de Colombia, creo que hay un sentimiento muy fuerte en el hincha chileno de estar enamorado de Brasil, de estar enamorado de que haya un mundial en Brasil, y de que todos podamos ir a Brasil. De hecho, hay un alcalde de una ciudad del norte de Chile, de Salamanca, que hace un año prometió que si él salía alcalde iba a invitar a mil personas de su ciudad a Brasil, y terminó saliendo alcalde….

Hernando Álvarez: ¿Quién le financió la campaña?

Juan Pablo Meneses: y terminó saliendo alcalde, y van a ir mil personas de la ciudad de Salamanca, sin entradas por supuesto porque no tienen entradas, pero no importante, en no sé cuántos buses, son dos días de ida, dos días de vuelta y van a estar hinchando; y hay mucha gente que está viajando a Brasil en…o sea, el hermano del ex presidente Piñera va en una caravana con cien motos, cien harlistas, todo el mundo está con ganas de ir a Brasil, porque en el fondo es como que hay un mundial en Brasil. Entonces se está viviendo mucho este enamoramiento con que sea en Brasil. La fantasía de los países que no vamos a muchos mundiales y que no tenemos una historia mundialista, la fantasía que genera un mundial en un lugar con las garotas y con las playas que tiene Brasil -aunque todos los partidos no son ahí, de hecho Chile juega en Sao Paulo donde la última garota que se vió fue, no sé, hace muchos años me imagino- pero sin embargo, está esa fantasía, ¿no? Hay muchos grupos de amigos que le avisaron a la mujer que se juntaban con los amigos del colegio y se van a Brasil…o sea, hay toda una, como una cultura…Yo creo que un mundial hoy en Brasil no es lo mismo que cualquier mundial, ¿no?

Daniel Alarcón: Ahora, quiero hablar un poco sobre Brasil como selección, como equipo. Son candidatos, pero ¿crees que realmente pueden aguantar la presión que implica jugar un mundial en su propio país?

Hernando Álvarez: Pues yo creo que lo de candidatos se lo creen ellos, se lo cree toda la prensa, y nos lo creemos todos, porque de Brasil siempre hablamos así, ¿no? Es como la más bonita del curso, siempre lo ha sido. Desde que yo estoy viendo fútbol, yo el primer mundial que me acuerdo es el de Argentina 78 que ahora lo recordaba Juan Pablo, desde entonces, que ahí alcanzó a jugar Rivelinho y que fue eliminado sin perder ningún partido, siempre es Brasil. Después el 82, ese equipazo del 82; 86, y así seguimos siempre, y esta vez es en su casa. Yo como hincha del fútbol yo aspiro que no sea así, y yo aspiro que les dañen la fiesta y que haya un equipo.. ¡ojalá Chile! ¿por qué no Chile? que baile a Brasil, si es que primero baila a España y a Holanda. Pero sí, pues los tipos son favoritos. Lo demostraron en la copa Confederación. Después están esas voces que dicen que todo se arregla para que Brasil pase y pase y pase. Pero yo espero que pase lo del 50, y ojalá antes de la final.

Daniel Alarcón:  Juan, ¿tú cómo lo ves?

Juan Villoro: Pues mira, lo que decía Juan Pablo de Brasil también se aplica a México. Hay una fascinación muy especial por el fútbol brasileño. Y los mexicanos, que tenemos la selección que más veces ha participado en mundiales junto con Alemania, Italia, y el propio Brasil, y bueno, Argentina por supuesto. Y según sabemos, pues no hemos tenido muy buenos resultados, entonces siempre nuestra plan B es apoyar a Brasil. En el mundial de 1970 todo el público se volcó en favor del Brasil de Pelé. Hay un poeta mexicano, Carlos Pellicer, que observando cómo el pasto cambia de color decía, “el verde se alimenta de amarillo”, y esto se puede aplicar a las camisetas de la selección mexicana y la brasileña; la nuestra es verde, pero se alimenta del amarillo brasileño, de la famosa canarinha. Entonces hay una gran ilusión en que haga algo Brasil. En cambio, por ejemplo, en el mundial de 1986, que también fue aquí en México, la afición no apoyó de la misma manera a la Argentina de Maradona, en la final la mayoría del público estaba con Alemania. Extravagancia difícil de justificar en términos bolivarianos y de unión latinoamericana. Pero yo, fíjate que como Nando también deseo maliciosamente un segundo maracanazo. Me parece que tiene un grandísimo equipo Brasil, que tiene un entrenador extraordinario, Felipao, que ha logrado una síntesis perfecta entre el jogo bonito que a veces es esteril, y la disciplina futbolística. Dunga antes de él había cometido el error de tratar de militarizar la samba. Era un equipo demasiado formal el brasileño. Y ahora está en un equilibrio muy fuerte. El público está totalmente convencido de que Brasil ganará. Se van a enfrentar contra México y nosotros fieles a nuestra tradición de ser buenos invitados seguramente no le vamos a arruinar la fiesta a los anfitriones; pero otro equipo lo puede hacer, y ya para mayor crueldad a mi me gustaría que fuera Argentina, que es el archirrival, y sobre todo porque esto significaría que estuviéramos ante el mundial de Lionel Messi.

 

Hernando Álvarez: Además…me meto yo, además es mucho mejor titular la eliminación de Brasil que cualquier otro.

Juan Villoro: Por supuesto, sí, periodísticamente nos conviene, ¿no?

Hernando Álvarez: Claro que nos conviene. Pero Juan, me vas a disculpar pero tengo que echarte un vainazo. México tiene ese récord porque nunca quiere jugar la eliminatoria contra los sudamericanos.

Juan Villoro: Claro. Fíjate que estar en la CONCACAF ha sido nuestro beneficio y nuestra maldición. Eso nos dio boletos asegurados, y al mismo tiempo ha hecho que nuestro fútbol pues no sea tan competitivo. Eso es tremendo, ¿no? Entonces efectivamente si jugaramos en Sudamérica la historia sería muy distinta. Para empezar, no estaríamos en este mundial.

Daniel Alarcón:Juan Pablo, ¿tú también eres de los que les desea mala suerte a Brasil?

Juan Pablo Meneses: Yo me sumo a al deseo periodístico que podamos titular con que Brasil quedó eliminado antes de llegar a la final. Yo tengo mucha fe, que acá no ha salido mucho, con Uruguay, ¿no? Siento que el tema de Uruguay siempre ha sido su problema clasificar, terminó clasificando en un repechaje histórico, y después la primera ronda de los mundiales, ¿no? que ahora no tiene una primera ronda muy complicada. Pero después cuando vienen los partidos mano a mano, uno a uno con Uruguay con toda la tradición…si Uruguay logra pasar la primera etapa, puede transformarse en un equipo de temer. Según el cuadro, Brasil lo podría enfrentar en semifinales, y yo creo que ahí podría pasar cualquier cosa. Son…el plantel de Uruguay serán 15 jugadores y el resto no existe y están muchos lesionados, pero Uruguay siempre… yo le pondría alguna ficha, y también a Argentina, o sea, sería una final con Messi y Neymar se tendría mucho morbo, ¿no? Pero sí lo veo que se queda en América y de ahí retomamos ese tema de los mundiales, ¿no? esa competencia en la cual todos nosotros estamos de acuerdo en que el mundial…hay esta rivalidad si el mundial es de Europa o de América, y la única vez que se jugó un campeonato mundial…o sea, la primera vez lo ganó Brasil cuando se jugó en Asia, pero después cuando se jugó en Sudáfrica, en África, lo ganó España; entonces siguen empatados pero yo creo que ahora sería la primera vez que un equipo Europeo gana en América, y no sé si estoy en condiciones todavía de poder ver eso.

Daniel Alarcón: Bueno, ya que Juan Pablo mencionó a Uruguay; Nano, la estrella, la figura ese equipo obviamente es Luis Suárez. En Inglaterra me imagino que miran ese partido con mucha preocupación, ¿no?

Hernando Álvarez: Bueno, aquí en realidad están muertos del miedo con el grupo que le tocó a Inglaterra, ¿no? Recordemos que es Uruguay, Inglaterra, Italia, y Costa Rica o Honduras, ahora me confundí. Pero son esos tres primeros que tiene a todo el mundo asustado, y Luis Suárez tiene a todo el mundo muerto del susto porque este año pues fue la gran figura; es el jugador que fue catalogado como el mejor jugador de la temporada por sus compañeros, sus compañeros futbolistas, y también por la prensa. Es un monstruo Suárez, y eso que era el tipo más odiado del fútbol hace un año. La gente no le perdonaba esa mano que hizo para salvar el gol de Ghana, que aquí siguen insistiendo que eso es trampa y yo me discuto con todos diciendo que eso no es trampa, eso está en las reglas porque puso la mano, le sacaron roja y se fue. Y aquí esa cosa…no pueden con esa mano que salvó, me imagino que se acordarán todos en el último minuto un balón que iba para adentro, y que después Uruguay pasó por penales. Y obviamente la pregunta ahora es quién va a controlar a Suárez jugando contra Inglaterra, y también le meten el elemento Cavani, ¿no? Entonces hay mucho susto en Inglaterra. Mucho susto y poca fe en realidad.

Daniel Alarcón: Juan Pablo, quería hablar un segundo sobre tu libro, Niños Futbolistas, que es, bueno, una investigación extraordinaria sobre el negocio del fútbol y la máquina económica detrás de este espectaculo. Después de investigar esta parte tan nefasta del deporte, ¿tú puedes apreciar el espectáculo igual que antes, o ha cambiado algo?

Juan Pablo Meneses: Yo me acuerdo que cuando hice el primer libro de esta variante que yo le llamo periodismo cash, que tiene que ver con que tu te compras con dinero en efectivo al protagonista del libro, lo hice con la vida de una vaca. Y cuando yo empecé a hacer…cuando yo me compré la Negra, empecé a hacer esa inmersión en el mercado, era carnívoro. Durante el recorrido, muchas veces cuando veía los mataderos, cuando veía todo el proceso de la carne, muchas veces dije “uy, yo debería dejar de comer carne”. Al final del libro terminé siendo un carnivoro consciente, que no sé ni siquiera qué significa, y a veces los vegetarianos me dicen que es peor todavía que ser carnívoro, que es ser carnívoro consciente…

Daniel Alarcón: O sea, hipócrita…

Juan Pablo Meneses: Y con el fútbol me terminó pasando algo igual, ¿no? Esta consciencia de que está mal que se lleven niños de países pobres a las ligas europeas, que está mal que los hagan trabajar 8 horas, que está mal que los separen de su familia, que está mal que los obliguen a triunfar; pero que está muy bien cuando ese niño levanta una copa, una Champions, y se pone la bandera de nosotros, ¿no? Matar animales es malísimo, comérselos es riquísimo, y esa contradicción del consumo tiene que ver mucho con el fútbol. Ahora lo que pasa que con los niños futbolistas…hay una imagen, hay un video de Maradona cuando él era un niño futbolista -una imagen en blanco y negro, él jugaba en Cebollitas en Villa Fiorito, una villa miseria de Buenos Aires- y le preguntan cuando tenía 10, 11 años, “¿qué esperas del fútbol?” y Maradona siendo un niño futbolista hace más de 40 años dice, “espero ser campeón del mundo”, ¿no? con esto que decía Juan de que todo lo transformaba en una mitología. Está ese video en donde él siendo un niño futbolista dice que espera ser campeón del mundo. Yo durante este recorrido por latinoamérica le preguntaba lo mismo a niños de edad similares, y me acuerdo que uno en Colombia me decía, “yo espero con el fútbol poder comprarle una peluquería a mi madre”; uno en Rosario decía, “espero comprarle una carnicería a mi viejo”; y otro en Valparíso, “un taxi a mi abuelo”. Como los niños con la concepción ya de que están en el fútbol porque es un negocio y porque yo quiero entrar acá a poder hacerme mi pasta, ¿no? Y un poco…cuando se terminan viendo niños futbolistas que triunfan, que son la menor parte de los casos, pero son los que vemos en la televisión, siempre está detrás de este niño como yo les decía de Alexis Sánchez que en sus vacaciones viene a regalar con esta cosa como de Robin Hood de que “yo logré salir de la villa miseria y volver”.

Daniel Alarcón: Bueno, podríamos conversar todo el día, pero para ir cerrando quería dos predicciones: primero, lo quieres que suceda; y dos, lo que piensas que va a suceder. Juan Pablo, comencemos contigo.

Juan Pablo Meneses: Yo quiero que salga algún campeón latinoamericano, y ahí casi no podría tener preferencia, primero Chile y después el resto porque sería bueno para vender diarios, y no me gustaría que haya un…que sea el primer mundial tan extra deportivo, ¿no? No deja de ser llamativo que este movimiento -yo le puse “los indignados del fútbol”- haya salido en Brasil, que supuestamente siempre nos enseñaron, porque Brasil es el gran lugar común que tenemos en el mundo, siempre nos enseñaron que en Brasil con una pelota de fútbol y una cerveza ellos vivían tranquilamente. Entonces que todo este movimiento de indignados por el fútbol haya salido en Brasil no deja de ser llamativo, pero no sé qué va a terminar pasando con eso. Tengo ahí una inquietud al respecto que no sé si llegará a la cancha o no. Tengo una curiosidad sobre la que no podría dar diagnóstico. Esos son los dos diagnósticos que puedo dar: uno que no lo sé qué va a pasar con la cosa extra futbolística, y otro que ojalá sea un equipo latinoamericano, y si Chile mejor para vender más diarios.

Daniel Alarcón: Perfecto. Nano.

Hernando Álvarez: A ver, lo que quisiera que pase es que Falcao juegue el mundial. Me parece que se lo merece, me parece que cumpliría como Juan lo dijo al comienzo de esta charla, pues toda esa linda figura bíblica de aferrado a un grano de mostaza. Aunque también sería un problema porque mostraría la existencia de Dios si Falcao vuelve a jugar y juega para el mundial. Y, ¿qué va a pasar? yo creo que los periodistas vamos a estar llenos de trabajo por fuera de la cancha, como bien dice Juan Pablo. Creo que Brasil va a salir eliminado, y con Brasil eliminado y la gente en las calles, ese mundial va a estar muy movido en temas sociales y la protesta en Brasil no se va a callar.

Daniel Alarcón: Y Juan.

Juan Villoro: Bueno, yo en plan de epopeya pensaría que Brasil gana todos sus partidos; en plan de melodrama, Brasil gana todos sus partidos menos el último en que pierde contra Argentina; en plan de ciencia ficción, México no solo pasa a la siguiente ronda, sino llega al quinto partido. Y también me parece muy interesante lo que comentan Nando y Juan Pablo de lo que va a pasar fuera de los estadios. Con Lula da Silva cerca de 20 millones de brasileños salieron de la pobreza, 10 millones de brasileños viajaron por primera vez en avión, y una de las características de las rebeliones es que no son hechas por quienes siempre han estado oprimidos, sino por los que conocen ya la posibilidad de una diferencia. Entonces esta sociedad dinámica, que se ha movido, que se ha concientizado, de pronto entiende que el fútbol -que tanto les gusta- es un derroche que solamente  beneficia a unos cuantos, y hay figuras como Romario que se han asociado a la protesta. Entonces será muy interesante ver lo que pasa adentro, lo que pasa afuera de la cancha.

[Música: “Ho Hay”, by BNegão & Seletores de Freqüência]

Daniel Alarcón: Agradecemos a Juan Pablo Meneses, periodista chileno y autor de Niños Futbolistas; a Hernando Álvarez, colombiano, y director de BBC Mundo; y a Juan Villoro, escritor mexicano y autor de Dios es Redondo y Balón Dividido. Volveremos a conversar con los tres después de la fase de grupos.

Esta entrevista fue producida por Silvia Viñas. Gracias a Diana Buendia, pasante de producción, y a Laurie Ignacio. También agradecemos a Alexandra Hall y a Javier Velázquez por ayudarnos a grabar en Chile y en México. Carolina Guerrero es nuestra directora ejecutiva.

Radio Ambulante cuenta las historias de América Latina. Para escuchar más, visita nuestra página web, radioambulante.org.  Yo soy Daniel Alarcón, gracias por escuchar.

 

Comments

Share on social media: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Previous post

Transcript: The Forbidden Word

The Forbidden Word Daniel Alarcón 7 minutes Daniel Alarcón: Bienvenidos a Radio Ambulante. Soy Daniel Alarcón. Hoy, La Palabra Prohibida. Antes …

View Post

Next post »

Transcript: First Impressions (fiction)

First Impressions (fiction) Ricardo Sumalavia 6 minutes   Daniel Alarcón: Bienvenidos a Radio Ambulante. Soy Daniel Alarcón. De vez en cuando nos gusta …

View Post