Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Transcripción: El chamán

El chamán
Melba Escobar
16 minutos

Noticiero: “Noticias Caracol obtuvo fotografías del chamán que fue contratado en Bogotá para espantar las lluvias durante la clausura del mundial sub-20. Y también encontramos que media hora antes del espectáculo caía un aguacero sobre la ciudad. ¿Dio resultado lo que hizo? ¿Fue casualidad? Juzguen ustedes.”

Martina Castro: Soy Martina Castro. Hoy en Radio Ambulante: El chamán. Si estuviste en Colombia durante el 2011, probablemente te diste cuenta de dos cosas: de las terribles lluvias de ese invierno y del escándalo alrededor de un hombre que aseguraba ser capaz de controlarlas. Melba Escobar nos cuenta más.

Melba Escobar: La historia del chamán de la lluvia comienza mucho antes, hace más de dos décadas, con una argentina llamada Fanny Mikey. Excéntrica, apasionada de la cultura, se muda a Colombia, donde se le ocurre armar, cada dos años, durante Semana Santa, un festival de teatro al aire libre en Bogotá, la capital más lluviosa de América Latina.

Ana Marta Pizarro: El médico…el médico de Fanny era un cardiólogo…

Melba Escobar: Esta es la voz de Ana Marta de Pizarro, directora del Festival de Teatro desde que Fanny Mikey falleció. Tiene el pelo azul y los labios de un rojo intenso. Nos recibe en una oficina atiborrada de papeles. Resulta que en 1992, luego de un festival de folclor colombiano, el médico de Fanny se enteró de los poderes de Jorge Elías González.

Ana Marta Pizarro: Llamó a Fanny y le contó, “Mire, en la delegación del Tolima viene un hombre que es muy especial, viene un hombre que es de una comunidad de campesinos muy tradicionales que toda la vida han trabajado una cosa que se llama la radiestesia. Es muy interesante para usted Fanny que siempre le llueve en Semana Santa”. Entonces Fanny lo mandó traer.

Melba Escobar: En esa época no era conocido como el chamán.

Ana Marta Pizarro: Era Jorge Elías. “Jorge Elías el del clima”, le decíamos. Es más, en mi agenda vieja aparece el teléfono de él como “Jorge Elías el del clima”.

Melba Escobar: Para controlar lo incontrolable — el clima de Bogotá — Fanny Mickey estaba dispuesta a considerar cualquier cosa.

Melba Escobar: Si no se acuerdan de la radiestesia, no es porque tengan mala memoria, sino porque, seguramente, nunca lo aprendieron en el colegio. Sin despreciar, digamos que no se califica como una ciencia, ni una religión. Quizás es, más bien, una mezcla de ambas. La misma Ana Marta, antropóloga por profesión, ensayó un par de explicaciones antes de quedarse con esta:

Ana Marta Pizarro: Pues yo creo que al final de cuentas las… por ejemplo, las tradiciones populares nuestras, ellos son los que han vivido en este planeta más tiempo y tienen una mejor relación con la naturaleza que nosotros.

Melba Escobar: En breve, puede decirse que la radiestesia es una práctica utilizada para identificar campos magnéticos. Es común que los campesinos la usen para encontrar guacas y pozos de agua. Sea lo que sea, parece que a Jorge Elías la radiestesia le ha funcionado lo suficiente para que lo sigan contratando.

Ana Marta Pizarro: Yo me acuerdo un año una cosa muy bonita, que estábamos en un evento en la Plaza de Bolívar y Fanny lo llamó, “¡Que están cayendo gotas!” no sé qué, y él, “Doña Fanny, pero usted no me había dicho que estaba allá, no se preocupe que yo le corro la nubecita…”

Melba Escobar: Según los que lo conocen, Jorge Elías González no ha cambiado mucho desde esa época. Ya por entonces, como ahora, creía en Dios y en la ciencia. Este padre de doce hijos y agricultor de café, que no terminó la primaria, hoy dedica buena parte de su tiempo a lo que él llama “su obra”. Es decir, a la inverosímil tarea de detener la lluvia a sueldo.

Gelman Betancourt: Mi nombre es Gelman Betancourt Ramirez, nací en el municipio de Dolores, Tolima, y tengo 38 años de edad. A ver, a Jorge Elías lo conocí de una manera curiosa hace aproximadamente unos 15 años…

Melba Escobar: Hoy en día, Gelman es asesor del Senado de la República, pero en ese entonces estudiaba teatro, y un día se fue con unos amigos a Corferias, el centro de eventos más grande de Bogotá.

Gelman Betancourt: De repente vi a un señor que estaba moviendo un péndulo, tenía unas herramientas oxidadas. Pregunté que qué hacía ese señor y me dijo alguien, “No es que ese señor lo contrató Fanny Mickey para que aleje la lluvia…” Yo dije, “el viejo ridículo”, me pareció algo absurdo y me reí… En la noche vi el noticiero cuando dijeron que un hombre que alejaba la lluvia que no permitía que lloviera y que era oriundo de Dolores, Tolima… Entonces para mi fue muy curioso porque dije siendo paisano mío… ahora pues me dedico a averiguar quién es…

Melba Escobar: Gelman indagó en el pueblo y se enteró de que, al parecer, el interés del chamán por las ciencias ocultas venía de su padre.

Gelman Betancourt: “No.. es un señor que se inventa unas películas… lo mismo que el papá”, me contaron. “El papá era como loco”, decía la gente, “se ponía a hacer cohetes de guadua, se ponía a hacer experimentos y pues acá a nosotros nos parece que eso es también absurdo, que quien va a evitar de que llueva, que eso solo lo puede hacer Dios” me contaba un señor. Pasó así mucho tiempo…

Melba Escobar: En Colombia, el 2011 fue un año de intensas lluvias e inundaciones cataclísmicas que dejaron más de tres millones de damnificados. Es por esto que la promesa de detener el diluvio era aún más osada que en los veinte años anteriores.

Noticiero: “Hay más de 700 mil familias sin vivienda, más de 400 muertos, hay un total de 16 vías cerradas y 326 con paso restringido…”

Melba Escobar: Durante la ola invernal, Colombia recibió a las 24 mejores selecciones de fútbol para disputar el Mundial FIFA Sub-20. Poco después, se descubrió un contrato por cuatro millones de pesos, algo más de dos mil dólares, pagado a Jorge Elías González para que evitara la lluvia durante la ceremonia de clausura. En un país cuyos periódicos vienen cargados de noticias trágicas a diario, el caso del chamán causó escándalo. No importaban sus años de experiencia, ni su currículum como controlador climático. Nada. Ya nadie hablaba de otra cosa….

Noticiero: “Noticias Caracol obtuvo fotografías del chamán que fue contratado en Bogotá para espantar las lluvias durante la clausura del mundial sub-20. Y también encontramos que media hora antes del espectáculo caía un aguacero sobre la ciudad. ¿Dio resultado lo que hizo? ¿Fue casualidad? Juzguen ustedes.”

Noticiero: “Vamos ahora a Colombia donde surgió tremenda polémica en torno a un chamán que supuestamente puede detener la lluvia…

Melba Escobar: Poco después, la Procuraduría abrió una investigación por uso indebido de fondos públicos, mientras la cara de Jorge Elías saturaba la prensa.

Noticiero: “…al revelarse que, aparentemente, le pagaron con fondos públicos. Vamos a ver”

Melba Escobar: Y fue entonces cuando se descubrió que Jorge Elías no sólo trabajó para el Mundial Sub 20, sino que también había sido contratado por empresarios de conciertos, promotores de fiestas, carreras de atletismo y otros eventos al aire libre. Pero como si esto no fuera suficiente, salió al aire este dato curioso…

Chamán: Me llamó y me dijo “Jorge Elías lo necesitan acá que si quiere venir a colaborar con el control de la lluvia para la posesión del Presidente”…como estaba lloviendo tanto esos días…

Melba Escobar: Este es Jorge Elías, explicando que sí, que hasta el mismo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se posesionó bajo una lluvia fina, que el chamán logró controlar. No completamente, claro. Las imágenes de ese día de agosto de 2010 muestran cientos de paraguas blancos bajo una llovizna persistente en la Plaza de Bolívar.

Chamán: Sí, fue una lluvia muy suave, no fue una lluvia así importante. Y yo le había advertido al señor que me, me buscó le dije, “Pues yo yo le trabajo y esto está muy muy complicado pero en dado momento puede presentarse alguna lloviznita y así”, pero que hubiera causado una lluvia así de estragos, de eso no lo hubo.

Melba Escobar: Lo que sí le llovieron fueron los medios.

Gelman Betancourt: Él estaba era como acosado por el asedio de los periodistas…

Melba Escobar: Si se hizo notorio en la capital, en su pueblo –Dolore– Jorge Elías se volvió más querido. La fama,según Gelman, no lo cambió.

Gelman Betancourt: Si tu ves la vivienda, su vestuario, es un hombre reservado, entonces la gente cuando la persona no es pantallera, como dicen en mi pueblo, la gente no le genera envidia.

Melba Escobar: Pero hay un detalle, que hace que la historia del chamán se acerque a la farsa. En enero del 2012, ya pasado lo peor del escándalo, El Tiempo, el periódico de mayor circulación en Colombia, salió con un titular que decía: “El chamán que para la lluvia no pudo evitar que se inundara su casa”

Gelman Betancourt: Claro, es algo muy confuso para explicar lo de que el se haya declarado víctima de la lluvia, damnificado de la lluvia, teniendo entre comillas “el poder” para evitar que llueva dice uno “eso es algo absurdo”. Esas dudas las comentamos allá y le generó a todo el mundo: ¿Por qué no se protegió él sí teniendo la posibilidad y por qué?

Melba Escobar: El chamán, por supuesto, lo ve de otra manera. Si Dios programó una catastrófica ola invernal, eso está más allá de sus poderes.

Melba Escobar: Conocí a Jorge Elías en marzo del 2012, cuando ya era famoso. Acercarse a él fue una misión casi imposible. En el parque nos sometieron a varios interrogatorios y casi llegaron a quitarnos los equipos. Estaba otra vez en Bogotá para controlar la lluvia durante el Festival Iberoamericano de Teatro. Por primera vez, hacía su “obra” bajo la mirada de un público escéptico.

Melba Escobar: Es por eso que el estruendoso aguacero que cae el día del acto inaugural, resulta bastante bochornoso para la reputación del chamán de la lluvia. [marker 57]

Noticiero: “El Chaman Jorge Elías Gonzalez solo pudo controlar la lluvia sobre su propio cielo. Él se instaló en el parque Simón Bolívar pero la fuerza de sus ritos no pudo evitar la lluvia sobre el centro de Bogotá.”

Melba Escobar: Al día siguiente, Jorge Elías justificó su fracaso así:

Chamán: Yo estoy donde estoy porque Dios y la ciencia me tienen muy preparado. Acá hubieron fuerzas oscuras con deseos de mandar a tierra todo pero no pudieron.

Melba Escobar: Las fuerzas oscuras a las que se refiere Jorge Elías González son los 30 chamanes que Ana Marta y su equipo invitaron al acto inaugural.

Ana Marta Pizarro: Mira, realmente lo de los 30 chamanes era un poquito…como se empezó a generar esa discusión que a mi me parecía un poco irrespetuosa la manera como al final de cuentas se fue desarrollando, me parecía que era una manera de decirles, “oiga, en este país hay una cultura tradicional y hay que respetarla y mirar quiénes son y por qué”

Melba Escobar: Según él, estos chamanes intentaron destruir su obra.

Chamán: Yo cuando ya veo una fuerza oscura que me está queriendo doblar, entonces yo ya le salgo al paso con el poder de la cruz cósmica y ese poder no lo puede tronchar o borrar sino el poder de Dios quizás.

Melba Escobar: Sin embargo, hay otra explicación. De acuerdo con el informe técnico del Instituto de Estudios Ambientales IDEAM, ese día se anunciaban lluvias de moderadas a fuertes con tormentas eléctricas.

Ricardo Lozano: ¿Ana Marta no te dijo que nosotros le habíamos hecho también pronóstico a ella? Ella sabía de alguna manera que nosotros habíamos trabajado con ella…

Melba Escobar: Este es Ricardo Lozano, director del IDEAM, máxima autoridad ambiental en Colombia. Me reuní con él poco después de que comenzara el festival. Su institución pronostica el clima. No lo controla.

Ricardo Lozano: El verbo “control” no existe dentro del IDEAM o dentro del marco científico, sino es…

Melba Escobar: Si bien Lozano cree en el aporte que hacen las comunidades campesinas al monitoreo del clima, cuando le pregunto qué opina de que el festival le pague a Jorge Elías para evitar la lluvia, su respuesta es bastante diplomática:

Ricardo Lozano: Ya depende tu como persona privada y natural, tu también decides con el dinero que quieres invertir, ¿no? Si prefieres invertirlo en alguien que te dice que va a controlar el río, que va a controlar los mamíferos o que va a controlar el clima; o lo inviertes en investigar qué está pasando con los recursos naturales en tu territorio, lo que está pasando con la dinámica…

Melba Escobar: Por cierto, él no piensa que la radiestesia sirva para controlar la lluvia. Es simple: son dos maneras de ver el mundo. Así las explicaciones de Jorge Elias no sean del todo claras, su fe en la radiestesia es tan firme como la de Lozano en la ciencia.

Melba Escobar: Mientras tanto, el festival avanzó bajo un cielo nublado. Hubo lluvias aisladas, las típicas de Bogotá en abril, aunque no se repitió el diluvio de la inauguración. Cada vez que visitaba a Jorge Elias lo encontraba tenso, ensimismado en su trabajo, ocultándose bajo su kiosko forrado en bolsas de plástico negras, donde mantenía sus herramientas. Nunca fue fácil hablar con él.

Melba Escobar: Visité a Jorge Elías, el último día del festival, por la mañana, mientras se preparaba para el cierre de esa noche. La angustia era evidente en sus ojos rojos. Estaba en un área acordonada, como una estrella de rock, custodiado por varios hombres que velaban por su seguridad. Cuando finalmente pude preguntarle cómo hacía su trabajo, me respondió así:

Chamán: De pronto si es bastante complicado para que usted lo entienda así como dicen a vuelo de pájaro, porque eso es muy complicado la combinación de la polaridad de los cuerpos para pasar por ejemplo dos positivos a un negativo, o un negativo a un positivo, eso es combinación….

Melba Escobar: En efecto, no entendí nada. Pero lo que sí sé es que, contra todos los augurios, no llovió ni una gota la noche del cierre del festival.

Melba Escobar: Crecer en Bogotá es acostumbrarse a la lluvia. El clima es variable e impredecible, y en unas pocas horas puede pasar de una tormenta a un sol resplandeciente o a la inversa. No en vano hay quienes dicen que Bogotá sí tiene estaciones, pero las reúne a todas en un solo día. Por eso hay que ir vestido con camiseta liviana, un saco encima, luego bufanda, chaqueta y hay quienes llevan guantes y un paraguas, así como las gafas de sol entre el bolso.
Melba Escobar: Sobra decir que, en medio de tanta esquizofrenia climática, a nadie se le ocurre fijarse en el pronóstico del clima. ¿Para qué? No serviría de nada. Ante la imposibilidad de un pronóstico real, tenemos esto: dudas, un cielo ambiguo, respuestas enigmáticas, oraciones.

Chamán: “Fuerza universal espiritual y cósmica, fuente protectora de energia misteriosa, seno fecundo de donde todo nace, tu logo solar imanación y vida potente por lo que todo avanza. Ven hacia mí, remedia, desciende, cura mis males, quita mis aflicciones, te lo pido en tu sagrado nombre aun, aun, escucha la voz de mi súplica, atiende mi oración”

Melba Escobar: En dos años, volverá a Bogotá para controlar el clima durante el Festival. Porque hay dos verdades aquí, y son absolutamente contradictorias. Jorge Elías González no puede comprobar que él controla la lluvia. Como tampoco hay un científico que pueda demostrar lo contrario.

Martina Castro: Melba Escobar es periodista y vive en Bogotá. Esta crónica es una co-producción entre Radio Ambulante y la revista Etiqueta Negra de Perú. Radio Ambulante cuenta las historias de América Latina. Para escuchar más vista nuestra página web radioambulante.org.

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

Transcripción: Los punketos

Los punketos Eric Pearse Chávez 11 minutos Miguel: …cuando yo me acuerdo que estaba en mi pueblo, yo no tenía amigos. Muchos me …

Ver Post

Próximo post »

Transcripción: El exilio de Manuel Zelaya

El Exilio de Manuel Zelaya Annie Murphy. 13 minutos   Manuel Zelaya: Ellos abrieron la puerta, me bajé y cerraron otra vez la …

Ver Post