Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Transcripción: #RenunciaYa

#RenunciaYa
Luis Trelles
22 minutos

Radio Ambulante cuenta con el apoyo de la Fundación Sara y Evan Williams y la fundación Panta Rhea.

Gracias también a nuestro patrocinador, MailChimp. Más de 7 millones de personas y negocios a nivel mundial usan MailChimp para enviar sus correos electrónicos y anuncios publicitarios. Radio Ambulante, por cierto, es uno de ellos. Para saber más, visita mailchimp.com.

Y gracias a Squarespace. Empieza a armar tu página web hoy en Squarespace.com. Es una plataforma intuitiva, y fácil de utilizar. Diseños modernos que se ven igual de bien en pantallas móviles o en tu computadora.

Usa el código ambulante cuando vayas a pagar para recibir un descuento de 10%. Squarespace — Tu nueva página web te espera.

Daniel Alarcón: Antes de comenzar el episodio de hoy, queremos pedirles dos pequeños favores. Primero: El año pasado lanzamos una encuesta para conocer mejor a nuestra audiencia, y fue bastante útil. Ahora queremos saber un poquito más. Este programa lo hacemos por ustedes, y para hacerlo mejor, queremos saber quiénes son. Por favor, tómense unos minutos para completar esta segunda parte. El enlace está en nuestra página, radioambulante.org.

Y segundo: Si les gusta este programa, por favor compártanlo con sus amigos, con su pareja, o con algún familiar… Compartan el link a este episodio o a nuestra página; o enséñenle a alguien cómo puede escuchar el podcast en iTunes, Stitcher, o la aplicación que prefieran. Crecer la audiencia es la mejor manera de asegurar el futuro de este proyecto. ¡Gracias!

Bueno, y aquí viene el episodio

——

Noticiero: Al grito de “Renuncia Ya”, miles de personas marcharon este jueves en la capital guatemalteca y en los departamentos para exigir la salida del presidente Otto Pérez Molina.

Daniel Alarcón: Seguramente ya han oído las noticias recientes de Guatemala. El presidente Otto Pérez Molina renunció el 2 de septiembre de 2015, luego de que una serie de protestas llenaron las calles de la capital. Más de 100 mil personas se manifestaron el 27 de agosto. Y quizá lo más sorprendente es esto: en cuestión de horas de su renuncia, el ex-presidente, estaba en la cárcel.

Fue un momento histórico, sobretodo para Guatemala, claro, donde hay una larga lista de gobernantes corruptos, y casi todos han salido con la suya.

Pero esta vez fue diferente. La gente salió a las calles y no pararon de protestar durante 5 meses. Nadie esperaba que el movimiento llegara tan lejos, ni siquiera la persona que lo comenzó.

Lucía Mendizábal: Cuando empezamos el evento yo no tenía ni la menor idea de que esto iba a ser grande. Yo pensaba que tal vez 50 personas, o 100 personas iban a aceptar la invitación, y con eso yo me daba por bien servida.

Daniel Alarcón: Esta es Lucía Mendizábal, la organizadora de la primera manifestación contra el gobierno el 25 de abril. En ese entonces las acusaciones contra el Presidente Pérez Molina ya se sabían, ya se leían en la prensa, ya había investigadores internacionales y hasta fiscales del país siguiéndole rastro a una red de corrupción dentro del gobierno. Menciono esto porque, claro, una manifestación sola no tumba a un presidente. Pero también es cierto que sin la movilización masiva de la ciudadanía, sin esa presión en las calles, es difícil ver cómo el presidente hubiera renunciado. Y comenzó, como muchas cosas hoy en día, en las redes sociales.

Bienvenidos a Radio Ambulante, soy Daniel Alarcón. Hoy vamos a los orígenes de este movimiento. Desde Guatemala, Luis Trelles nos cuenta.

—-

Luis Trelles: Cuando Otto Pérez Molina ganó la presidencia de Guatemala en el 2011, el mensaje que traía era claro: Iba a ser el presidente de la “mano dura” contra la corrupción. No era para menos: las últimas tres administraciones habían tenido un escándalo tras otro. Fraude, lavado de dinero, sobornos.

La corrupción se volvió tan común en el país, que un chiste que se repite mucho es que para los políticos, el lema oficial suele ser “la vergüenza se va, pero el pisto -es decir, el dinero- se queda”. Pero Lucía no se ríe de eso.

Lucía Mendizábal: Porque no es solo el escándalo de que ellos están robando el dinero. Eso sí es malo, pero peor es todas las implicaciones que eso tiene. Los hospitales sin medicinas a punto de cerrar las puertas, y los niños muriéndose de hambre y todo en un desorden total y absoluto. Y cada vez más empujandonos a todos a pagar más impuestos y más impuestos porque no se llegaba a los niveles de recaudación.

Luis Trelles: Lucía no parece tener un pelo de revolucionaria. Es una guatemalteca de 53 años que tiene un marido, dos hijas y un pequeño negocio de bienes raíces. Una ciudadana, como muchas, harta de la corrupción en Guatemala.  

Me contó que no esperaba mucho de Otto Pérez Molina. Pero toda la rabia que tenía acumulada de años de impunidad de los gobernantes corruptos de su país, le explotó en abril de este año, cuando salió la noticia de “La Línea”.

Noticiero: Una noticia de última hora que sorprende a muchísimos. Varios miembros de la Superintendencia de Administración Tributaria fueron capturados por parte del Ministerio Público. Esto se debe a que ellos conforman aparentemente una red de defraudación fiscal.

Luis Trelles: Se trataba de un esquema de corrupción en las aduanas. Algunos oficiales dejaban de cobrar impuestos de importación a cambio de sobornos que sumaban millones de dólares. Eventualmente se acusó a más de 40 trabajadores del gobierno de estar implicados en el esquema.  

Aún peor, había evidencia de que el secretario personal de la vicepresidenta Roxana Baldetti era quien daba las órdenes. La imagen de “mano dura” que había prometido Otto Pérez Molina -ya desgastada con escándalos anteriores- ahora parecía deshacerse por completo.  

Las elecciones iban a ser en 5 meses, en septiembre, y mucha gente estaba hablando de votar en blanco para mostrar su descontento. Por eso fue que esa noche, cuando Lucía se enteró del escándalo de “La línea”, su primera reacción fue escribir el siguiente mensaje en Facebook:

Lucía Mendizábal: “A ver si todas esas personas que estaban hablando de votar nulo, en lugar de estar hablando de votar nulo, salíamos a las calles a manifestar”.

Luis Trelles: Parece el típico desahogo en las redes sociales, de esos que uno le da “like” y desaparece para siempre. Pero a la mañana siguiente Lucía revisó sus comentarios:

Lucía Mendizábal: Y veo que había gente que me decía, “Sí, ¿cuándo?, ¿a qué hora?” y yo, “oh, ¿y ahora qué?”

Luis Trelles: Lo único que se le ocurrió fue convocar a una manifestación en Facebook para el 18 de abril, dos días después.

Lucía Mendizábal: Y era la primera vez que yo hacía un evento público, para convocar a la gente que quisiera entrar allí, que no necesariamente fueran mis amigos.

Luis Trelles: Y es que hay una característica muy guatemalteca que afecta mucho a la hora de hacer manifestaciones: la pena o vergüenza. De hecho, en Guatemala es difícil pasar un día entero sin escuchar frases como esta:

Lucía Mendizábal: “No tenga pena”, “pase adelante, sin pena” “ay que pena”. Nosotros somos una cultura que todo nos da pena. Y pues eso se traslada también a reclamar nuestros derechos.  Qué pena ir a reclamar nuestros derechos porque qué es lo que van a decir los demás.

Luis Trelles: Por eso Lucía se sorprendió tanto cuando se dio cuenta de que 600 personas habían confirmando su asistencia a la marcha en menos de 24 horas.

Lucía Mendizábal: Yo dije “Wao! 600 personas van a llegar a manifestar”, no me lo podía creer. Era una emoción tan grande, tan… no sé, era maravilloso.

Luis Trelles: Parecía que la manifestación sí iba a pasar. Así que Lucia buscó ayuda. El hijo de una buena amiga, Gabriel, de 36 años tenía más astucia para manejar las redes sociales y aceptó ayudarla. Lo primero que hizo fue cambiarle el nombre al evento.

Lucía Mendizábal: Ah, porque la manifestación, era “Manifestación Pacífica Para Pedir La Renuncia De Roxana Baldetti”. Pero dice Gabriel “esto no va a pegar, a la gente no se le va a quedar. Entonces utilicemos el ‘Renuncia Ya’ que es más corto y va a pegar y a la gente se le va a quedar”.

Luis Trelles: Gabriel llamó a un amigo diseñador para que hiciera un logo con un texto que dice “#RenunciaYa”. También decidieron cambiar la fecha de la manifestación. La pusieron para el 25 de abril, una semana después de haber creado el evento en Facebook, así tenían más tiempo para organizarse. Iba a ser en la Plaza de la Constitución, justo en frente del Palacio Nacional.

Tres días después el evento había crecido. Mucho. 4 mil personas ya habían confirmado su asistencia en Facebook. Un periódico local había publicado la convocatoria y otros movimientos organizados tomaron el hashtag y lo compartieron en sus redes sociales. Eso ayudó a que el evento creciera tan rápido.

Hay que aclarar que Lucía no es una líder política. Simplemente pasaba mucho tiempo quejándose en Internet del gobierno. Ahora que tenía que coordinar una manifestación de miles de personas, entró en pánico. Así que decidió ampliar el equipo de trabajo.

Reclutó a un grupo diverso: tres mujeres de la edad de Lucía y cuatro jóvenes entre los 20 y 36 años. Algunos eran amigos de Lucía o de sus hijas, a otras ella las conocía por lo que publicaban en contra del gobierno.

Mientras tanto, en Facebook, los partidos políticos empezaron a preguntarle a Lucía

Lucía Mendizábal: “Bueno, ¿quieren que llevemos un bus con gente?”. Y nosotros, “No. Nosotros queremos que la gente llegue”. Nada más.

Luis Trelles: Aquí hay que entender otra cosa: Guatemala es un país -como muchos otros de Latinoamérica- donde la política y el dinero van de la mano hasta en las manifestaciones. Se hacen protestas regularmente pero a veces hay un partido político que le paga a los manifestantes, ya sea con dinero o con comida. Y eso era algo que el grupo de Renuncia Ya quería evitar de manera absoluta.

Para que no hubiera dudas, el grupo sacó un comunicado. Aclaraban que no estaban vinculados a ningún partido pero que además la manifestación tenía que ser totalmente pacífica.

Lucía Mendizábal: No queríamos a nadie que llegara a romper vidrios ni a hacer pintas, ni a hacer nada de lo que la gente hubiese esperado que hiciéramos nosotros siendo uno de los países más violentos del mundo. Y que lo que íbamos a llegar a hacer era llegar a hacer ruidos con cacerolas o con pitos o con lo que tuviéramos a mano, cantar el himno nacional y retirarnos.

Luis Trelles: Faltaba menos de una semana para la manifestación y todos los días salían noticias que vinculaban a la vicepresidenta Baldetti con el escándalo de La Línea. La gente estaba cada vez más brava, y Lucía se empezó a preocupar por algunos comentarios provocadores en la página del evento en Facebook.

Lucía Mendizábal: Y a decir que sí, que entonces tenemos que salir a tirar piedras, porque esto solo se va a arreglar con sangre… tratando de que la gente se asuste y deje de participar, porque entonces va a haber un montón de gente que va a estar haciendo cosas malas.

Luis Trelles: Lucía investigó, y se dio cuenta de que los que hacían estos comentarios tenían cuentas recientes, muchos ni siquiera tenían una foto de perfil, y solo eran amigos entre ellos mismos. Entonces ató cabos y recordó una noticia que había salido en el 2014. El subsecretario de comunicaciones había revelado que en el piso 13 del Instituto Guatemalteco de Turismo existía un call center que se dedicaba a monitorear las redes sociales y hacer comentarios a favor del gobierno.

Lucía Mendizábal: Entonces pues no es que me conste, pero digo, si camina como pato y hace cuac cuac, tiene que ser un pato.

Luis Trelles: Lucía decidió contestarles directamente:

Lucía Mendizábal: Entonces les digo: “¡Buenas noches piso 13! Qué alegre que están con nosotros”.

Luis Trelles: Luego de esto, los comentarios agresivos empezaron a disminuir. Lucía se tranquilizó pero no del todo. Las manifestaciones que ella recordaba cuando era joven usualmente terminaban mal. No era raro que estudiantes y líderes ciudadanos murieran en confrontaciones con la policía.

Manifestante: Y dijo a toda la gente que se pusieran a pedir a su Dios, porque en ese momento los iban a mantar…

Luis Trelles: Esto fue durante los 70 y los 80, cuando el país estaba en medio de una guerra civil muy sangrienta. El ejército mató a miles de indígenas.

Indígena: Llegan a nuestras comunidades, nos reúnen, aparte los hombres y aparte las mujeres…

Luis Trelles: De hecho, el presidente Otto Pérez Molina fue un comandante del ejército durante la guerra. Y hay que recordar que en el 2013 un tribunal guatemalteco llegó a la conclusión de que el Ejército había cometido actos de genocidio.   

El grupo de Renuncia Ya había hecho todo lo que podía para coordinar una manifestación pacífica, pero realmente no sabían qué esperar. Cuando finalmente llegó el 25 de abril el evento había crecido tanto, que más de 30 mil personas habían confirmado su asistencia.

Lucía Mendizábal: Y llegamos al parque como una persona más de las que llegaron allí. Nadie sabía quién éramos nosotros, ni qué función habíamos jugado ni nada. Y fue tan emocionante ver cómo el parque se fue llenando y llenando y llenando y llenando.

Protesta: “Ellos están pasando sobre la ley y hacen lo que ellos quieren”. “No puede ser que nos estén robando y hay gente que se está muriendo del hambre en el interior. De verdad, decepcionante. ¡Renuncia ya!”

Luis Trelles: Al final llegaron 32 mil personas, y se quedaron hasta entrada la noche. Había estudiantes, trabajadores, grupos indígenas y de LGBT, en fin, de todo. La manifestación era abierta, y cada grupo llegó con sus propios reclamos, pero estaban unidos por una misma razón: exigir la renuncia de Roxana Baldetti como vicepresidenta.  

Lucía Mendizábal: Y en esta oportunidad es que salimos todos. Nos dijeron que había una mayoría de la clase media y eso es importante porque supuestamente en toda la historia de Guatemala, la clase media nunca salió a protestar. Siempre era la clase menos privilegiada la que salía a protestar.  

Luis Trelles: Al día siguiente Lucía se reunió con el resto de los organizadores y todos se sentían de la misma manera:

Lucía Mendizábal: Porque estábamos volando, de verdad, y con el ego, bueno, subido hasta quién sabe dónde. Y poco a poco tuvimos a bajar los pies y a ponerlos sobre la tierra y a darnos cuenta que no es uno. Que fue la gente que estaba hasta aquí, y que cuando uno dio el paso al frente los demás los siguieron, porque estaban esperando que alguien diera ese paso al frente.

Luis Trelles: Decidieron organizar una nueva manifestación para tres semanas después. Pero todo se movió mucho más rápido de lo que habían anticipado.

Noticiero: Renunció la vicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti tras una investigación sobre su presunta participación en una red de corrupción aduanera que ha llevado a prisión a más de 20 personas.

Lucía Mendizábal: Y todo el mundo se va al parque a celebrar, y a quemar cohetes y a cantar y a bailar de la felicidad de que se logra la renuncia de Roxana Baldetti.

Luis Trelles: El diario “El Periódico” llevaba mucho tiempo señalando los escándalos de la vicepresidenta. La Comisión Internacional Contra la Corrupción e Impunidad en Guatemala, un organismo de la ONU conocido como la CICIG, se había juntado con los fiscales del Ministerio Público para investigar el caso de La Línea y a Baldetti.

Sin ese trabajo, la manifestación convocada en abril no hubiera pasado a mayores. Lucía es la primera en reconocer que Renuncia Ya tuvo una participación muy pequeña en la renuncia de Baldetti.

Lucía Mendizábal: Aquí hay muchos factores, y si nosotros quisiéramos decir, “es que ella renunció por las manifestaciones”, estaríamos mintiendo. Y nos estaríamos engañando a nosotros mismos.

Luis Trelles: El grupo había logrado lo que quería. Quizás hubiera sido un buen momento para disolverse. Pero llegaron a otra conclusión:

Lucía Mendizábal: Bueno, si ya renunció Roxanna, ahora que renuncie Otto.

Luis Trelles: Ya habían convocado a una segunda manifestación -programada para el 16 de mayo- y esa seguía en pie. Esta vez se unieron grupos del interior del país. Los que vivían en las provincias más alejadas y no podían llegar a la ciudad a protestar, abrieron sus propias convocatorias en Facebook.

Lucía Mendizábal: Y nosotros empezamos a colaborar con los organizadores y les poníamos, por ejemplo, “Renuncia Ya Jutiapa”, y le mandábamos el dibujo para que ellos lo subieran a su convocatoria. Y entonces, tanto así, que nosotros decíamos: “ya tenemos otra franquicia”.

Luis Trelles: Lucía y los demás colaboradores habían creado un movimiento abierto y transparente. Por eso se hizo viral con tanta facilidad. Pero eso también tenía sus desventajas. Después de la primera manifestación comenzaron a salir grupos en Facebook y páginas de internet que utilizaban la imagen de Renuncia Ya, pero eran totalmente falsas.  

Lucía nunca supo quién estaba detrás de esas páginas, pero sospecha que eran personas que querían aprovechar la popularidad de “Renuncia Ya” para fundar su propio partido político.

Lucía Mendizábal: Bueno a mí me enoja. Me enoja mucho que otras personas quieran hacerse pasar por uno. Porque para nosotros era importante que nadie capitalizara políticamente. Es decir, nosotros reconocemos que tienen nacer partidos políticos. Pero no queremos a nadie que empiece desde el principio saludando con sombrero ajeno.

Luis Trelles: Pero las páginas falsas no eran el único problema.  Dentro del grupo original empezaban las divisiones. Había dos bloques generacionales: de un lado estaban “los patojos”, así les llama Lucía. Son los cuatro jóvenes entre los 20 y los 36 años que estaban más dispuestos a tomar riesgos. Del otro estaba Lucía y dos amigas de cincuentaytantos años. Una de ellas estaba preocupada por las represalias que podrían enfrentar de parte del gobierno. Se quería salir del movimiento, y llevó a los demás a pensar si iban a seguir.

Lucía Mendizábal: Porque o seguimos todos o nos salimos todos.

Luis Trelles: Lucía también estaba preocupada. Pero antes de decidir si se disolvían o no, quisieron seguir con la manifestación del 16 de mayo.

Esta vez tampoco sabían qué esperar. Después de todo, ya la vicepresidenta Baldetti había renunciado y se preguntaban si todavía quedaban personas dispuestas a salir a la calle para exigir la renuncia del presidente. Para colmo, el día de la manifestación…

Lucía Mendizábal: Llovía perros y gatos del cielo y todas las personas estaban bajo la lluvia empapados de pies a cabeza. No iba preparada para eso y me empapé, tenía los zapatos que hacían “clotch” “clotch” mientras caminaba.

Luis Trelles: Pero a pesar de la lluvia, la manifestación fue aún más grande. 60 mil personas llegaron a la plaza.

Lucía Mendizábal: No cabía un alma. Ahí sí hasta costaba moverse. Acordémonos siempre que la expectativa era 50.

Luis Trelles: La manifestación del 16 de mayo fue el último evento que organizó Lucía. Luego de eso el grupo original de Renuncia Ya se disolvió. Pero el movimiento continuó. Durante cuatro meses hubo manifestaciones casi todos los fines de semana frente al Palacio Nacional. Algunas eran más grandes que otras, pero la presión ciudadana no paró.

Los más jóvenes del grupo original que había fundado Lucía continuaron trabajando bajo un nuevo hashtag: “Justicia Ya”.

La gota que colmó la copa fue un paro general que se organizó el 27 de agosto. Más de 100 mil personas volvieron a ocupar la Plaza de la Constitución con un nueva consigna: “Yo no tengo presidente”. Muchos de ellos llevaban pancartas y carteles con el lema que había comenzado todo: Renuncia Ya.

Y cinco días después de esa manifestación masiva, ocurrió esto:

Noticiero: Guatemala amanece sin presidente. El hasta entonces mandatario Otto Pérez Molina renunció a su cargo horas después que un juez emitió una orden de aprehensión en su contra por su supuesta participación en la red de corrupción aduanera “La línea”.

Luis Trelles: Otto Pérez Molina renunció el 2 de septiembre, luego de que el Congreso le quitara su inmunidad, y ese mismo día pasó de la presidencia a la cárcel.

Noticiero: Disturbios entre la prensa y la policía se registraron cuando el expresidente Otto Pérez Molina era trasladado a la cárcel de Matamoros. La captura se dio en calidad de prisión preventiva.

Luis Trelles: Aunque se disolvió el grupo original de Renuncia Ya, Lucía continuó protestando en las manifestaciones. Volvió a dedicarse a su familia y a su negocio, y siguió comentando intensamente la política del país desde su cuenta en Facebook, como siempre. Aún hoy está convencida de que lo que ella hizo no tiene nada de especial.

Lucía Mendizábal: Es como las caricaturas cuando alguien enciende un fósforo, y cuando enciende el fósforo hay un cuartito lleno de dinamita,  y siento que lo mismo me pasó a mí. Que dije: “Vamos a manifestar”, y mucha gente dijo: “sí vamos, ¿cuándo?” Y cuando yo fui, osea que dije, “vamos”, me sentí comprometida a decir cuándo, a qué horas y dónde.

Luis Trelles: Pero lo que empezó como un desahogo  en las redes sociales ha crecido de muchas maneras. “Renuncia Ya” y “Justicia Ya” se han convertido en consignas en otros países de Centroamérica. En Honduras, las marchas convocadas con esos lemas han atraído a miles de personas.

Ya se está hablando de una Primavera Guatemalteca. Y es que es verdad que los manifestantes lograron lo que querían y lo hicieron de una manera que no se había visto antes. Los videos de las protestas son impresionantes por la gran masa de gente que se juntó en la plaza central del país. En uno de los videos del paro general se puede ver a una estudiante con una pancarta sencilla, escrita a mano, que representa perfectamente la encrucijada en la que está Guatemala ahora mismo.  Su cartel dice: “No importa que renuncie, si no cambian las reglas”.

—-

Daniel Alarcón: Luis Trelles es productor de Radio Ambulante y vive en San Juan, Puerto Rico.

La primera vuelta de las elecciones en Guatemala se llevó a cabo el pasado 7 de septiembre. Jimmy Morales, un comediante con una larga carrera en la televisión local, lleva la delantera. El 25 de octubre será la ronda final para elegir el próximo presidente.

Luis Trelles utilizó los estudios de Producciones Cabeza en Río Piedras, Puerto Rico.

Agradecemos la ayuda de Rafa Mora, Álvaro Montenegro y Gabriela Carrera. También agradecemos la ayuda de Ingrid Sub Cuc de Sobrevivencia Cultural y William López del International Center for Journalists.

Camila Segura es nuestra editora principal. Martina Castro es la productora principal. Silvia Viñas es productora y editora de Radio Ambulante.

El resto del equipo incluye a Clara González Sueyro, David Pastor, David Leonard, Barbara Sawhill, Alejandra Quintero Nonsoque, Claire Mullen, Diana Buendía y Dennis Maxwell. Nuestra directora ejecutiva es Carolina Guerrero.

Gracias nuevamente a nuestro patrocinador, Squarespace. La mejor plataforma para armar una perfecta página web. Puedes comenzar hoy, sin tarjeta de crédito, usando el código ambulante. Visítalos en squarespace.com.

Radio Ambulante cuenta las historias de América Latina. Para escuchar más, visita nuestra página web, radioambulante.org.

Soy Daniel Alarcón. Gracias por escuchar.

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

Transcripción: Los huérfanos

Los Huérfanos Jorge D’Garay 17 minutos Radio Ambulante cuenta con el apoyo de la Fundación Sara y Evan Williams y la fundación …

Ver Post

Próximo post »

Transcripción: Saltar el muro

Saltar el muro Camila Segura 26 minutos Daniel Alarcón: Hola, soy Daniel Alarcón, productor ejecutivo de Radio Ambulante. Antes de …

Ver Post