Recursos para apoyar a alguien con depresión

Recursos para apoyar a alguien con depresión

Para ampliar la conversación alrededor de episodios como “Los pibes” y “El área gris”, hemos publicado una serie de recursos que pueden ayudar en situaciones difíciles. Pero más de 300 millones de personas sufren de depresión en el mundo, y cuando uno está en los momentos más oscuros, la soledad, la confusión y el miedo a veces hacen que pedir ayuda ni siquiera entre en la ecuación. Por eso, a raíz del episodio «Noches de karaoke”, quisimos explorar la otra cara de esa lista: ¿cómo podemos apoyar a una persona con depresión? Esta selección es un puntapié inicial, si conocen más recursos, por favor no duden en compartirlos con nuestra comunidad.

Para encontrar las mejores palabras

La inteligencia emocional es quizá una de las cualidades más subvaloradas, pero es de las más necesarias. Cuando pienso en la dificultad de hablar sobre depresión y salud mental, se me viene a la mente la incomodidad a la hora de interactuar en un funeral: uno sabe que la persona está en una situación muy difícil, que se siente vulnerable y que eso es apenas el principio de un duro proceso de recuperación, ¿pero qué podemos decir para hacerlo sentir mejor?

A veces, nada. Sólo escuchar con paciencia y mucha empatía. La Dra. Brené Brown, investigadora y autora de libros como The Power of Vulnerability y The Gifts of Imperfection, explica en este video animado y en esta charla TED qué es realmente empatía y cómo se relaciona con la vulnerabilidad.

Y para apreciar cómo se materializa eso en una conversación, estos tres artículos brindan consejos útiles sobre cómo apoyar a personas en depresión con nuestras palabras y acciones:

– «Cómo tratar a personas con depresión, según personas que han estado deprimidas», un artículo de VICE México.

– «Cómo hablar de los trastornos de salud mental», una guía de Up2Riverside.

– «8 cosas que no debes hacer cuando alguien está deprimido», un artículo de El País.

 

Para comprender lo que es vivir con depresión

Sí, todos tenemos días muy buenos y días muy malos, pero la depresión va más allá de eso: paraliza y te consume, te adormece y te culpabiliza. “El hecho es que las personas con depresión no pueden simplemente reaccionar y sentirse mejor espontáneamente”, indica la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). También existen diversos mitos y preguntas frecuentes sobre lo que implica realmente estar con depresión, por ejemplo:

– ¿Por qué es tan difícil pedir ayuda?: Este artículo de Women You Should Know y esta carta en The Cut ofrecen una clara imagen de las dificultades para encontrar el soporte necesario.

– ¿Cómo es el proceso de recuperación?Katy Morrison, autora de 9 cosas que me gustaría que entendieran sobre la ansiedad, explica en este artículo cómo ha sido su experiencia a través de las distintas etapas.

– ¿Pero la depresión no es más que todo un desbalance químico? : No, este ensayo de The New Yorker brinda un maravilloso retrato de las causas biológicas y sociales detrás de la depresión y su relación con pensamientos suicidas.

– ¿Es cierto que puede afectar el desempeño laboral?: Sí, totalmente. En este artículo, Lisa Allen-Agostini detalla desde su propia experiencia cómo la depresión ha impactado tareas cotidianas en su rutina laboral.

Para quitar el estigma

Si bien hay avances sustanciales en el diagnóstico y tratamiento de problemas de salud mental, como indica la APA, “existe todavía determinado estigma, o renuencia, asociado con buscar ayuda para los problemas emocionales y mentales, incluyendo la depresión. Lamentablemente, los sentimientos de depresión suelen considerarse como un signo de debilidad antes que una señal de algo que no está equilibrado”.

¿Qué podemos hacer? Un buen punto de partida es desmitificar los problemas de salud mental en espacios cotidianos, como en el entorno laboral, por ejemplo:

Durante el primer Club de Escucha Radio Ambulante en San José, Costa Rica, pudimos conversar sobre este episodio y, en especial, sobre la dificultad para quitar el estigma ligado a los problemas de salud mental. Estas son algunas de las ideas que surgieron durante el club:

– Cambiar el lenguaje que usamos: quienes sufren de algún problema de salud mental no deben tacharse de “locos”, “raros” o adjetivos similares.
– Tener conversaciones mejor informadas: podemos enriquecer nuestra intervención si procuramos conocer mejor las causas, los riesgos y los recursos disponibles para quienes están con depresión.
– Buscar soluciones participativas. Así sea un plan entre amigos o una propuesta institucional, las iniciativas deberían involucrar desde el principio a los beneficiarios principales: quienes estén con depresión, ansiedad u otro trastorno de salud mental.
– Ser más honestos con nuestro propio estado de salud mental.
– No guiarnos por los estándares de redes sociales.
– Reconocer nuestras propias limitaciones para brindar apoyo.
– Hacer lo posible por acercar a la persona a ayuda profesional de calidad.

Clubes de Escucha San José

Para pensar juntos en soluciones

Hacerle frente a la depresión no necesariamente tiene que ser una defensa “uno a uno”, como sociedad también podemos tomar acciones colectivas y jugar a una defensa “por zona”. Por eso, aquí les compartimos una colección de reportajes sobre soluciones comunitarias e institucionales que están generando un impacto positivo en distintos lugares del mundo:

Periodismo Constructivo

Créditos

Producido por
Gabriela Brenes


Publicado en
02/22/2019


Editado por
Jorge Caraballo

Comments