Donde habitan las tortugas | Transcripción

Donde habitan las tortugas | Transcripción

COMPARTIR

[Daniel Alarcón]: Esto es Radio Ambulante, desde NPR. Soy Daniel Alarcón. 

Un día de 1991, Gerardo Chaves, costarricense biólogo especializado en reptiles –específicamente cocodrilos–, estaba caminando por una playa de Costa Rica. Era de noche. 

[Gerardo Chaves]: Iba persiguiendo a mi caballo que me dejó botado y me tropecé con algo en la playa y cuando alumbré vi que era una tortuga.

[Daniel]: Gerardo no sabía demasiado de estos animales, solo un poco más de lo que había aprendido en la universidad, pero quedó fascinado por lo que vio. Esa tortuga, grande, pesada, lenta, se dirigía a hacer un nido en medio de la arena con sus aletas, para depositar sus huevos. 

Esa tortuga solitaria lo animó a hacer un proyecto de investigación sobre estos animales en la universidad en la que trabajaba.

[Gerardo]: Anidación, parásitos y cosas de ese tipo. 

[Daniel]: Su hábitat, su anatomía, sus comportamientos… Así pasaron dos años. 

[Gerardo]: Si mal no recuerdo, había visto como unas 45 por ahí… Tortugas. Y había cuidado como unas 20.000 crías, algo así. Había estimado, ¿verdad?, basado en los nidos y eso.

[Daniel]: O sea, se dedicó a monitorear los nidos para que los depredadores no se los comieran o incluso para que los humanos no se robaran los huevos… 

Así que cuando Gerardo visitó por primera vez Ostional, una playa de arena negra en el Pacífico costarricense, sentía que ya había visto muchas tortugas. Fue unos 3 años después de ese primer tropezón. Era asistente de un profesor e iba con varios estudiantes. También era de noche, así era más fácil ver a las tortugas y no interrumpirlas.

[Gerardo]: Entonces, me paro en la playa y yo: “Estudiantes, vean. Esta es una playa de tortugas. No hay que hacer ruido. Hay que evitar las luces. Vamos a caminar sigilosos para no asustarlas y vamos a llegar donde están ellas”. Y donde me doy la vuelta, me paré en una y me caí y me caí encima de otra.

[Daniel]: Gerardo tenía su linterna apagada.

[Gerardo]: Y entonces enciendo la luz y veo toda la playa llena de tortugas jajajaja.

[Daniel]: Cientos… Tal vez miles. Hasta donde la luz permitía ver. Estaban presenciando lo que se conoce como una arribada: periodos de pocos días en que miles de tortugas salen del mar para poner sus huevos en una playa. 

[Gerardo]: Algunas tortugas van subiendo mientras otras ya terminaron de anidar y van bajando. Entonces uno ve tortugas que pasan unas encima de otras. Luego llegan a anidar en el mismo punto muchas veces. Entonces uno ve dos o tres tortugas tratando de hacer un hueco en el mismo lugar…

[Daniel]: Es un desorden, dice Gerardo. Pero un desorden espectacular. 

[Gerardo]: Yo creo que todo mundo que llega ahí y logra ver o estar en medio de la arribada, siente esa emoción. Yo he visto como unas… casi 400 arribadas. Sigue siendo tan impresionante como la primera vez. Es increíble.

[Daniel]: Y es que Ostional es una playa especial. Es la segunda más importante del mundo para anidamiento de las tortugas lora. Son más o menos pequeñas, miden unos 65 centímetros, y son muy pesadas: entre 30 y 50 kilos. 

Hoy en día se encuentran en estado vulnerable, en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, aquella que clasifica las especies en peligro de extinción. 

Las arribadas ocurren casi todos los meses en Ostional. Algunas son pequeñas –de unos cuantos miles de animales– y otras pueden ser de hasta cientos de miles. Todo sucede en un tramo de playa de entre uno y siete kilómetros. 

[Gerardo]: Hemos detectado hasta 2.000 tortugas entrando cada diez minutos a la playa. Normalmente de noche, pero también muchas veces durante la mañana o a veces durante todo el día.

[Daniel]: Por su importancia, playa Ostional está protegida bajo la figura jurídica de Refugio de Vida Silvestre. En la zona viven personas que estaban ahí antes de la creación del refugio, pero digamos que la intervención humana al ecosistema es, por ley, bastante limitada. 

A unos 10 kilómetros de ahí, sin embargo, en un pueblo llamado Nosara, las cosas son muy diferentes. Y esta es la historia de cómo los futuros de ambos lugares y de miles de tortugas, están íntimamente relacionados.

Una pausa y volvemos. 

[Daniel]: Estamos de vuelta. El sociólogo Arturo Silva reporteó esta historia junto con nuestro editor senior Luis Fernando Vargas. 

Luis Fernando nos cuenta.

[Luis Fernando Vargas]: El Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional se fundó y delimitó en 1983, principalmente para cuidar el hábitat de anidación de las tortugas.

[Gerardo]: Este refugio es realmente más marino que terrestre. De tierra solo tiene una franja de 200 metros frente al mar y en el mar sí se avanza aún más de un kilómetro.

[Luis Fernando]: El primer registro de una llegada masiva de tortugas a esa playa es de noviembre de 1959, y los científicos no saben muy bien por qué. No se tiene muy claro cómo las tortugas eligen su lugar para anidar masivamente. Pero los pocos habitantes de Ostional pronto empezaron a convivir con ellas. 

[Gerardo]: A la tortuga se le limpiaba la playa para que tuviera más espacio para anidar. Bueno, con la idea inicial también de tener más huevos, más lugares donde haya huevos. Eso favorecía a la tortuga.

[Luis Fernando]: Y también a los residentes de Ostional, porque más lugares con huevos significaba más huevos para la venta y el consumo. Los huevos de tortuga son un tipo de delicatessen. Hasta se suele decir que tienen propiedades afrodisíacas. Muchos se los comen crudos y los desentierran de la playa pocos días después de que fueron puestos. 

Antes de que se creara el Refugio de Vida Silvestre de Ostional, el consumo de huevos no era regulado. Se los daban incluso a los cerdos como alimento. Pero desde finales de los años 80 se establecieron límites legales para su uso, y ahora la cantidad que se permite recoger es mucho menor.

[Gerardo]: En las estimaciones que hemos hecho, recogen como el 1% de los huevos que depositan las tortugas. Para verlo en perspectiva, una arribada puede poner entre cinco millones a 35 millones de huevos en una semana. Y la comunidad capta medio millón o menos.

[Luis Fernando]: Aunque hay científicos que afirman que dependiendo de la arribada, se recolectan mucho más de lo que dice Gerardo, es un debate que existe actualmente. Y hay un dato importante aquí: el 90% de los huevos que se ponen en una arribada no llega a convertirse en tortuguita. Muchos son destruidos por las tortugas que vienen y anidan donde otra ya había depositado sus huevos. Otros se los comen los depredadores. Y así. Eso es parte la justificación para su consumo humano. 

Existen conservacionistas ambientales que se oponen al modelo de Ostional. Que piensan que la venta de huevos debe estar absolutamente prohibida y que cualquier consumo es un daño a las tortugas. 

Pero para otra gente, Ostional es visto como un caso de éxito pues mezcla la protección del ambiente y de los animales y el desarrollo económico y social de una comunidad. Por ejemplo, la venta de huevos trae a Ostional unos 300 mil dólares de ganancias anuales. Eso solo de la venta y sin contar todo lo que trae el turismo de la gente que llega a ver a las tortugas anidar. 

La recolección de huevos se maneja por medio de la Asociación de Desarrollo Integral de Ostional, que tiene poco más de 200 miembros. Solo los fundadores, que son las personas que ya vivían en Ostional antes de la creación del refugio y sus descendientes, pueden formar parte de esta. El 70% de las ganancias se reparten entre sus miembros. Eso quiere decir que cada uno recibe unos 800 dólares al año, y el resto se invierte en mejorar la comunidad: mejorar la infraestructura del lugar, apoyar a los miembros con recursos para ir a citas médicas, becas a estudiantes y pensiones a los asociados mayores.

Pero en los últimos años, científicos como Gerardo han empezado a notar algo preocupante en Ostional. 

[Gerardo]: Uno puede ver las tortugas a menos de 100 metros de la costa, grandes cantidades en el agua, de color café, café claro, café oscuro. Y extrañamente, no entran a anidar.

[Luis Fernando]: Las tortugas llegan a Ostional, pero no entran de inmediato a la playa. Y esto tiene una explicación: cuando llueve, esa agua hace que el río más importante de la zona, el Nosara, que desemboca en el mar, crezca y recoja más sedimentos, o sea tierra, arena, rocas, de lugares cercanos. 

Solo hasta que las aguas se vuelven más transparentes, en cuestión de horas, es que las tortugas entran a la playa.

La conclusión de los científicos es clara: 

[Gerardo]: Si el objetivo principal del refugio es cuidar la tortuga, entonces el hábitat de la tortuga está condicionado a la conservación del río Nosara en sus condiciones lo más naturales posibles.

[Luis Fernando]: La preocupación es que, actualmente, esa tarea se siente titánica.

Al sur del río, a unos 10 kilómetros de Ostional, está Nosara. 

[Ethel Araya]: Estos lotes colindan todos con uno de los bosques protegidos de la asociación.

[Luis Fernando]: Ella es Ethel Araya, residente de Nosara. Durante muchos años formó parte de la Asociación Cívica de Nosara, una organización de desarrollo comunal. Nos está dando un paseo por un sector cercano a una de las playas. 

[Ethel]: Entonces era muy normal ver monos cruzando por ahí… comiendo un poquito de las hojas, cuando están tiernitas sobre todo. Y había un almendro de montaña, que es siempre verde. Entonces ahí siempre había comida. 

[Luis Fernando]: Y habla en pasado porque nos está describiendo un sector que resume la preocupación de Ethel y otros nosareños. 

[Ethel]: Y ahorita está en construcción, no dejaron ni un solo árbol.

[Luis Fernando]: Una zona que antes era verde, ahora está llena de construcciones, de concreto. No solo casas, sino unidades de apartamentos y hoteles de lujo. 

Ethel llegó por primera vez a Nosara hace unos 13 años. Estaba a punto de graduarse como economista de la universidad y pensaba en un posgrado en el extranjero, cuando le ofrecieron un trabajo como niñera para los dueños de un hotel en Nosara, a cinco horas de su ciudad. Iba a ser por unos meses y era dinero que necesitaba, entonces aceptó.

[Ethel]: El hotel está como escondido en un montón de vegetación local. Entonces vos estás ahí, sentís que estás como en la jungla y lo estás, ¿verdad? Pasan los monos, pasa toda la fauna que te puedas imaginar.

[Luis Fernando]: Recuerda que el primer día caminó por un sendero entre árboles enormes y llegó a una playa.

[Ethel]: A esa gran amplitud que es playa Guiones, que es hermosa, ¿verdad? Es una playa bastante larga y con arenas claras, oleaje lindo, marea baja. Se hacen unas pozas espectaculares para bañarse también.

[Luis Fernando]: Ethel creció en un lugar muy diferente a Nosara. En lo que se conoce como el Valle Central, en un área urbana, con un horizonte finito de montañas en cada punto cardinal, entre casas y edificios de concreto. Y lo que sintió en Nosara nunca lo había experimentado… 

[Ethel]: Esa sensación como de libertad y de espacio, ¿verdad?, que da estar en la playa, estar en el mar.

[Luis Fernando]: Hay un dicho en Nosara: que aquellos que se bañan en el río Nosara se quedan ahí para siempre. Ethel se bañó. 

[Ethel]: Y aquí me quedé. 

[Luis Fernando]: Enamorada de su paisaje, su gente, su filosofía… 

[Ethel]: Creo que es la visión de que puede existir la vida humana en armonía con las demás especies, con la naturaleza. 

[Luis Fernando]: Si hoy vuelas sobre Nosara en una avioneta, cuesta ver las casas entre tantos árboles. Se siente secreto, oculto, un tesoro. Hay dos playas principales ahí: Guiones y Pelada. Cerca de Guiones, donde las olas son tranquilas para surfear, está la parte más turística, con hoteles, bares, restaurantes, agencias de viajes y estudios de yoga. Playa Pelada, rocosa y menos transitada; es un lugar que todavía se siente remoto, prácticamente desolado. 

También está el pueblo de Nosara como tal, donde viven muchos costarricenses y extranjeros y encuentras lo cotidiano: el banco, el correo, la estación de policía, unas pocas tiendas, una escuela. Es un lugar cosmopolita donde escuchas diferentes idiomas en cuestión de metros, y donde se manejan dólares y la moneda local indistintamente. 

Pero esa vegetación que rodea la comunidad y la hace sentir secreta, está siendo sustituida por más y más construcciones.

[Ethel]: En los cerros de Nosara, en la parte de atrás de los cerros San Juan, todas esas montañas, ¿verdad?, que hace tres años subías y no había nada, ahora ya están todas loteadas y muchas vendidas y muchas en construcción.

[Luis Fernando]: Nosara está teniendo una explosión de desarrollo inmobiliario destinada, más que nada, a turistas extranjeros. Solo en el 2022, en Nosara se construyeron 131 mil metros cuadrados. Es donde se concentra la mayor cantidad de metros construidos en toda la provincia. Son construcciones a veces valoradas en millones de dólares. En un país donde el ingreso promedio de las familias es de unos 1.600 dólares al mes. 

Básicamente, en Nosara se está viviendo un avance gigantesco en un proceso de gentrificación que lleva décadas pasando. La gentrificación ocurre cuando personas de clase media o alta desplazan a personas de clase más baja de la zona en la que históricamente vivían. Aquí esa clase alta son extranjeros, especialmente de Estados Unidos, que vieron en Nosara un lugar tranquilo y remoto para vacacionar o retirarse. 

Pero retrocedamos un momento para entender cómo Nosara llegó a este punto. 

Hace poco más de 50 años, el paisaje en Nosara era de sabanas, sin árboles, grandes espacios llanos para la ganadería. En esa época, llegó a la zona un empresario estadounidense llamado Alan Hutchinson y lo que vio fue un pueblo de unas cuantas familias costarricenses dedicadas a la agricultura, la pesca y a trabajar el ganado. Un pueblo pobre, alejado de todo y con mucho potencial inmobiliario en las partes cercanas a playas hermosas, inmaculadas. Entonces empezó a comprar terrenos cerca de las playas. 

[Ethel]: Y empezó a hacer un proyecto que se llamaba Playas de Nosara.

[Luis Fernando]: Repartió la tierra en lotes y empezó a venderlos en Estados Unidos. Hutchinson prometió canchas de golf, caminos transitables, complejos lujosos. De todo. 

[Ethel]: La gente le empezó a comprar, pero él no cumplió, no pudo cumplir con su promesa de venta de todo lo que iba a haber aquí.

[Luis Fernando]: Básicamente, el proyecto era demasiado ambicioso y en realidad, no tenía el dinero. Para no perder su inversión, los estadounidenses que habían comprado tierra en Nosara decidieron unirse y formaron la Asociación Cívica de Nosara.

[Ethel]: Y entonces la asociación es quien empieza a hacer todo el trabajo de mantenimiento de caminos, de seguridad, de electricidad, de agua. Básicamente, si usted quería vivir en Guiones y en Pelada, tenía que ser parte de la Asociación Cívica de Nosara porque era quien manejaba todos estos servicios.

[Luis Fernando]: Con el tiempo, fueron llegando más y más personas. Unos para quedarse, otros de visita. Extranjeros y nacionales. De pronto, para las familias que habían habitado Nosara desde hacía décadas, lo más rentable era trabajar en el turismo. Hoteles y restaurantes se construían constantemente. 

Y no solo fueron extranjeros de piel blanca y ojos claros los que llegaron a Nosara a buscar un lugar alejado de todo. Llegaron familias de otros lugares de Costa Rica –San José, Limón, otras zonas de Guanacaste–, incluso de Nicaragua, buscando trabajo en el sector servicios. Así hasta formar una comunidad donde en pocos kilómetros coexisten casas precarias y casas de millones de dólares, y donde el costo de la vida es altísimo.

[Ethel]: No encontrás un apartamento bonito, y puede ser un estudio, a menos de 1.000 dólares. O sea, es una locura. 

[Luis Fernando]: A 1.000 dólares mensuales el alquiler en un país donde, recordemos, el ingreso mensual promedio de las familias ronda los 1.600 dólares. 

Este desplazamiento de personas también tuvo consecuencias en el ecosistema de la zona. 

[Gerardo]: La cuestión es que hubo un desplazamiento de la población nativa hacia las orillas del río Nosara y en varias zonas de ríos cercanos, incluso también, se llenaron de caseríos improvisados.

[Luis Fernando]: Este es Gerardo Chaves de nuevo. 

[Gerardo]: Pero todo confluye en una cuestión interesante, y es que el río Nosara comienza a tener más problemas de erosión. 

[Luis Fernando]: Erosión es cuando el cauce de un río se lleva piedras, polvo y arena de un área a otra. Y esto está influenciado por las construcciones humanas que desgastan el suelo y crean más sedimentos que el río traslada al mar. 

[Gerardo]: Que se nota, cuando uno mira desde el aire Ostional, puede observar las plumas de sedimento que se que se que se meten al, al mar.

[Luis Fernando]: Enormes extensiones de tierra que salen de los ríos hacia el mar… El agua café de la que hablaba Gerardo hace un rato. Él cree que, de seguir la erosión, o sea, de seguir la construcción indiscriminada en la cuenca del río Nosara, el futuro de las tortugas que llegan a la playa Ostional está en peligro. 

[Gerardo]: Se ha encontrado que ellas reconocen las playas, reconocen los sitios de anidación por el olfato. Entonces, si uno le cambia las condiciones químicas, por ejemplo, al agua del río Nosara, le está cambiando las condiciones químicas a la playa. 

[Luis Fernando]: ¿Y cómo se le cambian las condiciones físicas al agua? Llenándola de sedimentos. Más sedimentos significa una playa con un olor diferente y como las tortugas se guían por ese olor, puede ser que en un futuro muchas de ellas no encuentren su lugar para anidar… Y es que las tortugas suelen anidar en la playa donde nacieron.

[Gerardo]: ¿Y qué se puede esperar de eso? Bueno, uno podría esperar un efecto negativo.

[Luis Fernando]: Una playa menos para que las tortugas aniden relativamente seguras. Y la debacle económica de una comunidad que depende casi totalmente de estos animales, como lo es la de Ostional. 

Ahora bien, la magnitud del posible daño no se puede estimar todavía. Puede ser que afecte un poco o puede ser catastrófico. Por ahora, las tortugas siguen llegando, aunque ya se están notando cambios en su comportamiento. 

Pero la erosión que está llegando al mar por el río Nosara es solo una parte de la historia. También hay una preocupación por lo que el desarrollo inmobiliario y turístico está haciendo con el agua de la zona. 

[Vanessa Bézy]: Me llamo Vanessa Bézy. Soy doctora en biología. 

[Luis Fernando]: Para entender más sobre lo que está sucediendo con el agua en Nosara hablamos con ella. Es la fundadora y directora de la Asociación para la Conservación de Vida Silvestre y Marina. Es especialista en conservación de tortugas marinas y estudia la calidad del agua de Nosara desde el 2019. Nació en Bélgica, pero se vino a vivir a Costa Rica hace varios años. 

Hace un tiempo, los vecinos de Nosara empezaron a notar que la gente que llegaba a surfear se estaba enfermando. 

[Vanessa]: Cosas como, eh, infecciones al oído, infecciones a los ojos, cutáneas también en la piel, diarreas y otros problemas gastrointestinales.

[Luis Fernando]: Para otras personas era más respiratorio: congestión, tos… También empezaron a notar una espuma marrón en el mar. Así que una persona de la comunidad les ofreció dinero para empezar un proyecto de monitoreo de los niveles de contaminación del agua del mar. 

El estudio se hace semanalmente y lo que están notando es que, especialmente en épocas de lluvias, los niveles de contaminación del agua del mar aumentan. Vanessa y su equipo determinan esta contaminación midiendo la presencia de bacterias coliformes fecales. 

[Vanessa]: Entra al océano, especialmente desde fincas o tanques sépticos, porque no estamos manejando bien nuestra agua residual.

[Luis Fernando]: De hecho, se estima que en el 2019 en Costa Rica, solo el 15% de las aguas residuales se trataban adecuadamente. Los tanques sépticos viejos o sin mantenimiento permiten la filtración de aguas residuales al suelo, que con las lluvias llegan a los ríos y, después, al mar. 

[Vanessa]: En esos lugares costeros todos estamos usando tanques sépticos, pero realmente no debería ni siquiera ser una opción. O sea, no.

[Luis Fernando]: Lo ideal sería un sistema comunitario de tratamiento de aguas, o sea, una red de alcantarillado, pero pues, en las zonas costeras no existe la infraestructura. Por falta de recursos, de voluntad política. Y es dudoso que vaya a existir en los próximos años. 

Lo que está sucediendo en Nosara con el agua y el boom de la construcción le recuerda a Vanessa un precedente trágico dentro del país: el caso del Parque Nacional Marino Las Baulas de Guanacaste, donde anida la tortuga marina más grande del mundo, la baula, que está en grave peligro de extinción. 

Mientras que en los años 80 era posible ver unas 30 o 40 tortugas anidando por noche en la temporada de desove, en toda la temporada del 2021 al 2022 se observaron solo ocho. Y parte de las causas parece ser el desarrollo turístico de playa Tamarindo, que divide dos sectores de anidación del parque. 

[Vanessa]: Entonces lo veo como un paralelo cerca, de verdad, y ha pasado en otros lugares. Todos conocemos el lugar turístico que creció muy rápido, que no es el mismo que antes.

[Luis Fernando]: Y ese es el miedo de Vanessa con Nosara y Ostional.

[Vanessa]: Ostional, es una comunidad que depende de las tortugas. ¿Qué pasa si todo ese desarrollo, o sea, tiene un impacto en las tortugas y algún día no hay? Es como, como vive la comunidad. Es su economía, es su vida, es su estilo de vida, es su cultura.

[Luis Fernando]: No solo eso, la otra gran pregunta es: ¿Qué va a pasar si Nosara, ese lugar que se ha vendido como en sintonía con la naturaleza, no tiene una playa limpia?

[Ethel]: Hay que tener muy claro que si se nos contamina el agua, las personas con medios económicos van a poder migrar e irse a otro lado. Pero las personas del pueblo, las que han estado aquí siempre, son las que tienen menor posibilidad de poderse ir.

[Luis Fernando]: Ella es de nuevo Ethel y está consciente de todos estos problemas: la contaminación del agua, y cómo un boom inmobiliario sin control está afectando a Ostional. Se acuerda bien de un día cuando estaba caminando cerca de donde vive y se dio cuenta de que estaban construyendo una casa grande de cuatro pisos.

[Ethel]: Y yo dije: “Hay que hacer algo”. O sea, donde yo vi esa casa, dije: “Hay que hacer algo. No nos va a dar tiempo”. 

[Daniel]: Tiempo de proteger a Ostional y Nosara. 

Una pausa y volvemos. 

[Daniel]: Estamos de vuelta en Radio Ambulante. Soy Daniel Alarcón. Justo antes de la pausa escuchábamos a Ethel Araya, una residente del pueblo de Nosara, en la costa Pacífica costarricense, y su preocupación por cómo la gentrificación está afectando el ecosistema de la zona, especialmente la manera en que podría afectar a playa Ostional, una de las más importantes para el desove de tortugas lora a nivel mundial. 

Y fue cuando vio, cerca de donde vive, la construcción de una casa de varios pisos, una casa ultra lujosa, que decidió que tenía que hacer algo. 

Luis Fernando Vargas nos sigue contando. 

[Luis Fernando]: Cuando Ethel se dijo a sí misma que algo tenía que hacerse para proteger a Ostional, ella ya tenía muy claro cuál era el mayor obstáculo: la falta de un Plan Regulador. En pocas palabras, un plan regulador en Costa Rica es un documento que define cómo debe ser la planificación de un municipio: la política de desarrollo de inmuebles, los planes para la distribución de la población, el uso de la tierra, de las calles, de los servicios públicos, conservación y rehabilitación de áreas. Es un plan maestro para ordenar una comunidad. 

Y bueno, Nicoya, el municipio al que responde Nosara, no tiene un plan de estos. 

[Ethel]: Hay que hacer unos estudios carísimos, que son los estudios de fragilidad ambiental y los estudios hidrogeológicos. Son estudios carísimos, carísimos, que muchas veces el gobierno local no tiene para pagarlos. Que las instituciones gubernamentales que los revisan casi como que de facto lo que hacen es rechazarlos.

[Luis Fernando]: Ethel en ese momento era la presidenta de la Asociación Cívica de Nosara, y había estado trabajando por algunos años en el desarrollo de un plan para Nicoya, pero el proceso iba bastante lento. Son documentos que pueden durar hasta 10 o 15 años redactándose ya que es un proceso muy burocrático y con estudios muy complejos.

Entonces, ante la angustia que sentía por la situación, tuvo una idea: hacer un reglamento, algo de menor peso que un plan regulador, pero que solo regulara el área de Nosara próxima a Ostional. Unos cinco kilómetros de extensión. Suena poco. 

[Ethel]: Pero cuando te empezás a mapearlo, te das cuenta que esos cinco kilómetros es tamaño poco. Esos cinco kilómetros abarcan una gran parte de de al menos de donde está la huella residencial en Nosara.

[Luis Fernando]: Donde está ocurriendo el boom inmobiliario. La parte que más podría afectar Ostional directamente. 

La idea no era nueva. De hecho, vecinos del Parque Nacional Marino Las Baulas, que mencionamos antes, ya lo habían hecho, y lo habían logrado. Así que Ethel llevó la propuesta a la Asociación Cívica de Nosara, y ellos estuvieron de acuerdo en redactar un documento con base en estudios sobre los peligros para Ostional. 

[Ethel]: Era un reglamento sencillo, que regula cuatro cosas.

[Luis Fernando]: Primero. 

[Ethel]: La altura de los edificios. 

[Luis Fernando]: Para que las luces de las construcciones no desorienten a las tortugas del refugio. La propuesta era que la altura máxima fuera de 9 metros para las zonas más cercanas, y 12 para las más distantes. 

Segundo.

[Ethel]: La iluminación.

[Luis Fernando]: Para que, de nuevo, las luces no se puedan ver desde la playa Ostional. 

Tercero. 

[Ethel]: La huella de construcción. 

[Luis Fernando]: Es decir, limitar la cantidad de espacio en el que está permitido construir dentro de un terreno. Esto para asegurar que haya espacio para instalar tanques sépticos y manejar las aguas residuales. Además, permite que algunas especies se puedan mover a través de la zona y no aislarlas en áreas protegidas. Y por último… 

[Ethel]: El tipo de sistema de tratamiento de aguas residuales.

[Luis Fernando]: Básicamente, que las construcciones tengan un adecuado tanque séptico y alcantarillado. Esto, como lo hemos dicho, reduce el riesgo de contaminar el mar y afectar a las tortugas. Además, asegura el agua limpia para Nosara. 

Y listo. Lo presentaron a la municipalidad, y sorpresivamente el consejo de ahí lo aprobó sin mucho problema. Pero…

[Ethel]: Ahí ardió Troya, después de que lo aprobó porque la comunidad lo vio como algo que se había hecho en secretismo.

[Luis Fernando]: Estos procesos suelen hacerse con consultas a comunidades. Pero ellos decidieron no hacerlo público.  

[Ethel]: Porque sabíamos que iba a haber detractores del reglamento. 

 [Luis Fernando]: Básicamente aquellos que quieren desarrollar proyectos inmobiliarios gigantes. 

[Ethel]: Entonces mejor decir: aprobemos la primera versión y después empezamos a socializarlo para que esta iniciativa no, no naciera muerta. 

[Luis Fernando]: Pero como vieron que muchos estaban muy molestos, los de la Asociación decidieron empezar a informar sobre el reglamento. 

[Ethel]: Se abrió un espacio donde todos los lunes, como desde las cuatro de la tarde, empezamos en mayo del 2019 hasta diciembre se recibían consultas de cualquier persona de la comunidad que quisiera venir a preguntar, que pudieran ir a eso. 

[Luis Fernando]: También hicieron sesiones grupales para nacionales y extranjeros para explicar el reglamento. 

[Ethel]: Y se les dice no, o sea, ustedes van a tener el chance. Esta no es la versión final, se va a hacer una edición…

[Luis Fernando]: Y ahí comenzaron a ver un cambio…

[Ethel]: Las personas pues ya empezaron a entenderlo y lo empezaron a ver de manera diferente.

[Luis Fernando]: Pero no todos. Uno de los que más alzó la voz dentro de Nosara se llama Jeffrey Grosshandler, un empresario hotelero estadounidense. Intentamos hablar con él pero no nos dio la entrevista. Habla poco con la prensa, pero sí habló en un podcast sobre situaciones locales de Nosara respecto a sus preocupaciones sobre el reglamento. La entrevista fue en inglés. 

[Jeffrey Grosshandler]: This process to pass construction regulations has left a lot of the people out of the conversation. And it didn’t accomplish a true community participation from day one. 

[Luis Fernando]: Dice que el proceso de reglamentación dejó a mucha gente por fuera de la conversación y que no cumplió con una participación comunitaria real desde el primer día. Luego criticó que las sesiones informativas se hicieran en horas laborales y que el método preferido para la retroalimentación fuera por correo electrónico. 

Por otro lado, resaltó que el proceso no se hizo acorde a la ley y que la publicación de estas reglas fue legalmente incorrecta. 

[Grosshandler]: It didn’t give to the public, after it was published, how much time was there to respond, or how to respond… 

[Luis Fernando]: Que no le dio al público, después de que fue publicado, cuánto tiempo había para responder o cómo hacerlo. 

[Grosshandler]: And because of those two parameters being left out of this process, they had to do it again. 

[Luis Fernando]: Y que por eso mismo debieron volver a publicarlo. 

[Grosshandler]: And it just doesn’t give a high level of confidence in the people, that are, you know, are in charge of this. 

[Luis Fernando]: Y que pues esto no genera confianza en la gente que está a cargo del reglamento.

Ethel admite que es posible que se hayan equivocado en hacer el proceso con tanto secretismo.

[Ethel]: Tal vez, viéndolo en retrospectiva, se podría haber manejado diferente. Puede ser.

[Luis Fernando]: Y es que muchos residentes de Nosara son extranjeros, la mayoría de Estados Unidos. Y procesos como los del reglamento se suelen manejar diferente en ese país. 

[Ethel]: En Estados Unidos lo que me decían es que eso se maneja diferente, ¿verdad? Se hace primero las consultas públicas antes de probar, de aprobar una primera versión. Entonces, por eso también fue chocante, mucho para los extranjeros que vivían en Nosara la forma en la que se hizo. 

Luis Fernando]: Pero el esfuerzo de informar a la comunidad se mantuvo. El reglamento empezó a regir en febrero del 2020. Y… la gente se adaptó a él. 

De 283 solicitudes de construcción que se hicieron desde que entró en vigencia hasta junio del año siguiente, solo 13 no cumplieron el reglamento y 11 de ellas readaptaron sus proyectos para ajustarse al nuevomarco.

[Ethel]: Y para mí eso era una demostración de que, por más de que fue tenso todo lo que pasó, sí se podía lograr, porque el reglamento lo que buscaba era, de nuevo, esa filosofía que ha hecho a Nosara famosa de que puede coexistir el hombre con la naturaleza, llevarla  a una realidad.

[Luis Fernando]: Se sintió como un triunfo en ese momento. Pero duró poco. En abril del 2020, Jeffrey Grosshandler interpuso una medida cautelar contra el reglamento. La argumentación es un poco compleja, pero en pocas palabras decía que se aprobó sin documentos que lo sustentaran y sin seguir el debido proceso y que esto va en contra de la ley. 

Y así, más de un año después, en junio del 2021, el Tribunal Contencioso Administrativo anuló el reglamento. 

[Ethel]: La verdad es que nos sorprendió muchísimo que sin un buen sustento, de acuerdo con la opinión legal de nuestros abogados, se aceptara.

[Luis Fernando]: Según los abogados de la Asociación Cívica de Nosara, las pruebas que presentó Grosshandler no eran suficientemente fuertes para provocar que el reglamento se anulara. 

 Claro, esto causó que otro grupo de gente no estuviera contenta. Entre ellas Katherine Terrell, que llegó hace 5 años con su esposo a Nosara desde Estados Unidos, enamorada de la misma filosofía de vida de la que se enamoró Ethel. Katherine no habla muy bien español, entonces nos dio la entrevista en inglés. 

[Katherine Terrell]: Everywhere I look, there’s a construction site, concrete being churned, steel poles going up and, you know, bigger and bigger, like higher and higher buildings…

[Luis Fernando]: Dice que por donde mira ve construcciones, concreto siendo vertido, postes levantándose… todo cada vez más grande, más alto, proyectos enormes que no encajan con el paisaje.

[Katherine]: I mean, really, it’s like someone just pushed a button and, like replicated like North American scale.

[Luis Fernando]: Es como si alguien hubiera apretado un botón para replicar la escala estadounidense. A Katherine el reglamento nunca le pareció demasiado descabellado. 

[Katherine]: They were not outrageous draconian laws at all. They seemed very reasonable.

[Luis Fernando]: No eran leyes draconianas, dice. Parecían bastante razonables. Entonces cuando escuchó que los tribunales se habían traído abajo el reglamento… 

[Katherine]: There was just a lot of fury. You know, it was shock, disbelief, anger, you know, the normal stages of grief. 

[Luis Fernando]: Sintió rabia. Shock. Incredulidad. Las etapas normales del duelo. 

[Katherine]: And quickly, a group formed saying, “hey, we need to say something. We need to stand up and say something about this. We can’t just be quiet about this”.

[Luis Fernando]: Y pronto se formó un grupo que decidió que tenían que pronunciarse al respecto. Necesitaban protestar. Se formó a través de las redes sociales y en menos de 48 horas ya habían contactado a gente del pueblo y decidieron que marcharían hacia el hotel de Grosshandler, The Gilded Iguana. Con alguien ausente: Ethel. 

[Ethel]: Al final decidí no ir porque a nivel personal la situación se puso un poco compleja.

[Luis Fernando]: Sintió que todo se había vuelto muy tenso y decidió no participar. 

La marcha fue un sábado. Eran unas 300 personas a media mañana por las calles de Nosara. Cuando llegaron al hotel, extrañamente estaba vacío. Solo había guardias. Nadie salió a recibirlos.

(SOUNDBITE DE ARCHIVO) 

 [Luis Fernando]: Pusieron música, cantaron, bailaron… 

[Katherine]: And I think the most sort of aggressive…

[Luis Fernando]: Y lo más agresivo fue cuando algunos empezaron a cantar:

[Katherine]: “Fuera, Jeffrey”. 

[Marcha]: ¡Fuera Jeffrey! ¡Fuera Jeffrey! ¡Fuera Jeffrey! El que no salta es Jeffrey! El que no salta es Jeffrey!

[Luis Fernando]: Las noticias locales cubrieron la marcha… 

[Katherine]: In some of the news, you know, they showed us kind of like it seemed like they were making fun of the group, you know, like, oh, look at these hippies. They’re just, you know, burning their sage and dancing around for this cause.

[Luis Fernando]: Pero, según Katherine, algunos medios cubrieron la protesta como si fuera una broma. Como miren a estos hippies, quemando incienso y bailando por una causa. Pero para Katherine no es una broma ni mucho menos. 

[Katherine]: There’s a sense of hopelessness. There’s a sense of this is going to be the next Tulum. I mean, it’s very sad, but I think that’s the general sense. 

[Luis Fernando]: Hay un sentimiento de desesperanza, piensa Katherine. De que Nosara será el siguiente Tulum, el destino turístico mexicano que vive un fuerte proceso de gentrificación. Es triste. 

Grosshandler puso una demanda contra ella por difamación. Según la demanda, Katherine en reiteradas ocasiones hizo publicaciones en Facebook relacionadas al conflicto legal sobre el reglamento que dañan su imagen y buen nombre. Debido a que es un proceso que todavía está abierto, Katherine prefirió no ahondar, pero nos dijo: 

[Katherine]: Not that that has affected my sense of self and and how I want to serve in this community. But, you know, I mean, for them to use me as an example, that is an indication of the fight in this town.

[Luis Fernando]: Para Katherine, la demanda no ha afectado las ganas de servirle a su comunidad. Piensa, sin embargo, que con esta acción jurídica la están tratando de usar como un ejemplo de por qué no hay que dar la pelea… y que esto ya demuestra el tamaño del conflicto que hay en ese lugar. 

Por ahora, se está a la espera de que se resuelva el problema legal con el reglamento para definir si este se implementa de nuevo. El plan regulador para Nosara no está cerca de concretarse. 

En Ostional, por otra parte, se elaboró un plan regulador para su comunidad, uno que también pretende proteger a las tortugas, pero que, por vacíos legales, no se ha podido implementar. 

Pero más allá de que existan los documentos, Gerardo Chaves, a quien escuchamos al inicio, cree que en lo que hay que concentrarse es en la aplicación de lo que ya existe. 

[Gerardo]: Con las leyes normales nacionales, debería bastar para que esa cuenca estuviera conservada.

[Luis Fernando]: La cuenca del Nosara. 

[Gerardo]: Lo que pasa es que, en este país, hay mucha ley de papel y hay poca aplicabilidad de esa ley.

[Luis Fernando]: No es que no hayan suficientes leyes, el problema es que casi nada de lo que existe se ejecuta como debería ser. 

Mientras tanto, Ethel renunció a la Asociación Cívica de Nosara, pero sigue luchando por cuidar a su comunidad y a Ostional. 

[Ethel]: A como van caminando las cosas es fácil perder la esperanza. Pero también soy consciente de que hay muchísimo, muchísima belleza, muchísimas cosas lindas también por las que todavía vale la pena estar aquí. 

[Luis Fernando]: El fin de semana antes de la entrevista, por ejemplo… estuvo bañándose con su esposo y su bebé en una de las playas de Nosara. A la distancia se podía ver Ostional, un paisaje lleno de verde. 

[Ethel]: Pude ver la belleza del refugio Ostional, la bendición que es tener esta hermosa playa y estar en este lugar tan espectacular y que mi hijo crezca en un lugar así.

[Luis Fernando]: Un lugar donde todavía pueda tropezarse con alguna tortuga… O con miles. 

[Daniel]: Esta historia fue reporteada por Arturo Silva y producida por Luis Fernando Vargas. Arturo es un sociólogo costarricense que estudia el impacto turístico en las comunidades costeras de su país. Luis Fernando es nuestro editor senior, vive en San José. 

Queremos agradecer al Observatorio de Turismo, Migración y Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional de Costa Rica, y a la organización Alba Sud por su ayuda. 

Esta historia fue editada por Camila Segura. Bruno Scelza hizo el factchecking. El diseño de sonido es de Andrés Azpiri y Rémy Lozano, con música original de Rémy.

El resto del equipo de Radio Ambulante incluye a Paola Alean, Lisette Arévalo, Pablo Argüelles, Aneris Casassus, Diego Corzo, Emilia Erbetta, Nancy Martinez-Calhoun, Selene Mazón, Juan David Naranjo, Ana Pais, Melisa Rabanales, Natalia Ramírez, Natalia Sánchez Loayza, Barbara Sawhill, Ana Tuirán, David Trujillo y Elsa Liliana Ulloa.

Carolina Guerrero es la CEO. 

Radio Ambulante es un podcast de Radio Ambulante Estudios, se produce y se mezcla en el programa de Hindenburg PRO.

Radio Ambulante cuenta las historias de América Latina. Soy Daniel Alarcón. Gracias por escuchar.

Créditos

PRODUCCIÓN
Arturo Silva y Luis Fernando Vargas


EDICIÓN
Camila Segura 


VERIFICACIÓN DE DATOS
Bruno Scelza


DISEÑO DE SONIDO
Andrés Azpiri y Rémy Lozano


MUSICA
Rémy Lozano


ILUSTRACIÓN
Juan Felipe Almonacid


PAÍS
Costa Rica


TEMPORADA 13
Episodio 3


PUBLICADO EL
10/03/2023

Comments