Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

Coihueco, el pueblo chileno que puede cambiar tu manera de entender la migración en Latinoamérica.

Esta entrada de nuestro blog presenta contenido adicional al episodio “El extranjero”. Si no lo han escuchado, les recomendamos hacerlo antes de seguir leyendo. 


 

Martín Cruz y yo, Catalina May, vivimos en Santiago y fundamos Las Raras Podcast hace tres años. Siempre estamos buscando nuevas historias y encontramos esta sobre inmigración y ruralidad en un pueblo que conocemos bastante: Coihueco, un sector agrícola 400 km. al sur de Santiago.

A diferencia de la típica narrativa de migrantes que llegan a un nuevo país para encontrarse  con la xenofobia y otras formas de discriminación, este episodio cuenta cómo una comunidad rural se organizó para acoger a quienes salieron de Haití para buscar suerte en el sur.

Entorno rural_1

Como contamos en el episodio, la economía de Coihueco gira principalmente alrededor del cultivo de berries: frambuesas, moras y arándanos. También hay grandes empresas forestales instaladas en el lugar, que es una comuna con poca gente pero mucho territorio. Según el último censo (2017) casi 27 mil personas viven en la comuna, la gran mayoría en sectores rurales.

Entorno rural_2

Entorno rural_0

Este es un lugar que conozco bastante porque mi familia ha estado ligada al pueblo por mucho tiempo. Cuando lo visité con Martín en febrero de 2017, un campesino del lugar nos comentó que había llegado “un hombre de color”. Intuyendo que podríamos encontrar una historia interesante quisimos conocerlo. Era Rodlin.

En el pueblo se lleva una vida tradicional, de campo, y la aparición de Rodlin no pasó desapercibida. Cuando lo fuimos a conocer y empezamos a conversar con él nos contó la historia de la campaña que se organizó en Coihueco para traer a su familia. Inmediatamente nos dimos cuenta de que era una historia única y hermosa que queríamos contar con Las Raras Podcast.

Esta es una foto mientras lo entrevistaba en su casa.

Cata y Rodlin

Pasamos bastante tiempo con él y logramos conocer a su esposa y su hija. Imprescindible para ganarnos su confianza fue Rosa Muñoz, una de las protagonistas de esta historia, y también la comunidad evangélica que acogió a Rodlin. Pasamos largas jornadas en el templo y fue así como logramos que nos permitieran contar esta historia.

Nuestra amiga Carolina Spencer les hizo este retrato familiar en el que, creemos, se revelan sutilmente las diferentes emociones y actitudes de cada uno de ellos como inmigrantes en Chile.

Rodlin Lud y Pederline

Mientras estuvo en Coihueco, Pederline pasaba sus días en el bazar de Rosa, una mujer que gracias a su independencia y motivación se distancia de los estándares tradicionales del pueblo. Fue ella quien empezó a movilizar a sus vecinos para ayudar a quienes llegan como inmigrantes sin dinero y hablando muy poco español.  

Bazar_Rosa y Pederline

Durante 2017 y 2018 seguimos yendo a Coihueco y fuimos presenciando cómo empezaban a llegar más y más haitianos para trabajar en la cosecha de fruta. El dato se corría de boca en boca, y la buena recepción a los migrantes en el pueblo se mantuvo. Conversamos con muchos coihuecanos para que nos contaran qué opinan sobre la migración y su impacto en la comunidad. Esta escena no salió en el episodio, pero ayuda a comprender mejor el espíritu de solidaridad que se vive allí. Ocurrió en un bar en la esquina de la plaza del pueblo.

Uno de los aspectos más interesantes sobre la migración haitiana es el impacto cultural que ha tenido en Coihueco. ¿Qué pasa cuando dos culturas tan diferentes se encuentran? ¿Cómo se influencian los sabores, los sonidos, las historias? Todavía es muy temprano para responder esas preguntas, pero tuvimos la suerte de presenciar un momento significativo: una canción en creole interpretada por los asistentes a un templo religioso en un sector rural de la comuna de Coihueco.

Este audio es un testimonio de lo compleja y rica que es la migración dentro de Latinoamérica. Sí, es doloroso que cientos de miles de personas en el continente tengan que abandonar sus países, pero el caso de Coihueco muestra lo que ocurre cuando el contacto humano es lo que se impone.

Fue un gusto contar con Radio Ambulante una historia en la que, a pesar de todas las dificultades, hay esperanza en una historia de migración.  

El año pasado publicamos la primera parte de esta historia en Las Raras. Si quieren escuchar otros de nuestros episodios, visiten nuestro sitio web www.lasraraspodcast.com o búsquennos en Facebook, Twitter o su app favorita para escuchar podcasts.  

Comments

Compartir en redes sociales: circletwitterbird circlefacebook circlereddit circletumblr

« Post anterior

¿Cómo va la reconstrucción de escuelas fuera de CDMX? – [Contenido extra]

Antes de leer, les recomendamos que primero escuchen el episodio No nos compete, sobre el proceso de …

Ver Post

Próximo post »

Cinco sitios web que usamos para descargar fotos, música y videos de libre acceso.

A lo largo y ancho de internet hay cibernautas que comparten su trabajo para que otros lo puedan usar libremente. La idea es …

Ver Post